sábado, 23 de julio de 2011

Corzos en celo
Continúo en el campamento del AMPA Sancho II en Puebla de Sanabria. En estos días que hemos salido al campo con los niños de ruta hemos podido oir el ladrido del corzo e incluso verlo. Cuando les explico que están en celo pero que no tienen la cría hasta la primavera siguiente, les resulta muy chocante y llamativo y mas cuando les cuento que la hembra fecundada deja el óvulo flotando en el útero hasta diciembre que se empieza a desarrollar para nacer el corzino en abril.
A partir de que se lo cuento empiezo a preguntarles por qué sucede esto y las respuestas van surgiendo. Si el corzino naciera en octubre o noviembre se encontraría con varios problemas. No encontraría comida suficiente para poder desarrollarse y sería muy vulnerable, ya que no tendría hierbas altas en las que esconderse y los depredadores se los comerían. 
Algo que también les llama mucho la atención es que las hembras a partir del segundo parto tengan dos crías e incluso tres y los desvelos por criarlas sin peligro. Lavándolas constantemente y dejándolas solas, al principio, casi todo el día, yendo solamente a darles de mamar. 
Es increíble ver sus caras de sorpresa cuando les cuentas cosas como estas que les resultan chocantes y desconocidas pero las escuchan con un enorme interés y mas si lo haces en un bosque de robles después de haber oído el ladrido del corzo o verlo cruzar entre ramas y penumbra, como un duende, el duende del bosque.
(Agradezco a Poli el prestar sus fotos para esta entrada. Un saludo y gracias)

jueves, 7 de julio de 2011

El erizo de la carretera.
Me encuentro en Puebla de Sanabria, en el campamento que organiza todos los años el CEIP Sancho II de Zamora, y el otro día antes de que vinieran los niños decidí ir a ver a un amigo a Robledo para salir al campo a dar una vuelta. Al ir al pueblo se puso en mi camino un erizo que estaba en medio de la carretera. 
Paré. Bajé. Lo cogí y lo retiré fuera de la carretera hacia una zona segura. Era un erizo joven que comenzaba sus correrías nocturnas. Los atropellos son una de las principales causas de mortandad de los erizos, sobre todo de los jóvenes, ya que en su primer año de vida mueren hasta el 60%.
El erizo es el mayor insectívoro de nuestro país y, como todos sabéis está totalmente recubierto de púas, menos el vientre. Nada mas dejarlo en el suelo se fue hacia una zona de hierba fresca para buscar lombrices. Por cierto, aquí, en Puebla de Sanabria dicen que el que tiene un erizo en el huerto tiene buena suerte, ya que se comerá insectos, larvas, ranas, ratones y hasta víboras y culebras, manteniéndole el huerto sin animales dañinos.
Los machos son mayores que las hembras y territoriales, viviendo en varios nidos que distribuyen por su territorio. Aquí en el campamento vive uno. Se llama Juancho. Es un macho por que tiene el vientre pardo, si fuera una hembra lo tendría ceniza. Recordar que cuando veáis uno por la carretera no debéis atropellarlo. Dejar que siga su camino y viva tranquilamente. Hará su función durante los 7 ó 10 años que vive normalmente.