Páginas

miércoles, 27 de octubre de 2021

¡NO A ELIMINAR LOS ÁRBOLES DEL SILLÓN DE LA REINA Y LAS VEGAS EN ZAMORA!

Hace unos días surgió una noticia en La Opinión de Zamora que me produjo un enorme cabreo seguido de una rabia inmensa. La noticia tenía el siguiente titular: “El Ayuntamiento de Zamora retirará los árboles que tapan la muralla frente a la zona de Las Vegas” (noticia). ¿Cómo? Fue mi primera impresión. No es posible lo que estoy leyendo. Continué. “La muralla es más importante que el arbolado” o “los ejemplares no son de gran valor” eran dos de las frases del artículo. Mi sorpresa empezó a convertirse en rabia. ¿Me están diciendo que se van a cargar uno de los jardines más bonitos y antiguos de la ciudad de Zamora con una enorme biodiversidad y beneficios para todos los zamoranos?
No me lo podía creer. ¿A quién se le ocurren estas ideas? ¿Quién es capaz de eliminar esta zona de árboles? ¿Pero no se piensa? Y todo con un solo argumento: “Árboles que tapan la muralla”, pues bien ahí van unos cuantos argumentos para NO HACER SEMEJANTE BARBARIDAD.
Todos estos  árboles se quieren eliminar, entre ellos
tejos, almendros, secuoyas,...
ONU-Hábitat es el programa de Naciones Unidas que trabaja por un mejor futuro urbano, promoviendo ciudades y pueblos social y ecológicamente sostenibles. Estos son los beneficios que los árboles dan a la ciudad:
“1. Los árboles desempeñan un papel importante en el aumento de la biodiversidad urbana, proporcionando plantas y animales con un hábitat, alimentos y protección favorables.
2. Un árbol maduro puede absorber hasta 150 kg de gases contaminantes por año. Como resultado, los árboles juegan un papel importante en la mitigación del cambio climático. En las ciudades con altos niveles de contaminación, los árboles pueden mejorar la calidad del aire, haciendo que las ciudades sean lugares más saludables para vivir.
Jilguero. Todas las fotografías de esta entrada
son de aves que viven en esos jardines.
3. Los árboles grandes son excelentes filtros para contaminantes urbanos y partículas finas como el polvo, la suciedad o el humo del aire atrapándolos en las hojas y la corteza.
4. La ubicación estratégica de los árboles en las ciudades puede ayudar a enfriar el aire entre 2 y 8 grados centígrados. Por ejemplo, la ubicación correcta de los árboles alrededor de los edificios puede reducir la necesidad de aire acondicionado en un 30 por ciento, y reducir las facturas de calefacción de invierno en un 20-50 por ciento.
Más árboles que se quieren eliminar...
5. Las investigaciones muestran que vivir cerca de espacios verdes urbanos y tener acceso a ellos puede mejorar la salud física y mental, por ejemplo, al disminuir la presión arterial alta y el estrés. Esto, a su vez, contribuye al bienestar de las comunidades urbanas.
6. Los árboles maduros regulan el flujo de agua y desempeñan un papel clave en la prevención de inundaciones y la reducción del riesgo de desastres naturales. Un árbol de hoja perenne maduro, por ejemplo, puede interceptar más de 15 000 litros de agua por año.
7. La planificación de paisajes urbanos con árboles puede aumentar el valor de la propiedad hasta en un 20 por ciento, y atraer el turismo y los negocios.
Una ciudad con una infraestructura verde bien planificada y bien administrada se vuelve más sostenible, mejora la calidad de vida, se adapta mejor al cambio climático, reduce el riesgo de desastres y conserva los ecosistemas”.
Picogordo. Una de las importantes especies que viven en la zona.
Pinzón vulgar.
Si esto no basta para contraponer el único argumento de quitar los árboles porque tapan la muralla recordaré que: Un árbol amortigua la lluvia - Un árbol da sombra - Los bosques regulan el clima - Los árboles reducen la velocidad del viento - Los árboles reducen la contaminación del aire - Los árboles secuestran el bióxido de carbono que contamina la atmósfera.
Curruca capirotada y gorrión común.
Carbonero común.
Y se podría seguir y seguir, además, la zona que quieren eliminar de árboles tiene una enorme biodiversidad y valor ambiental: “Unas 80 especies de aves (principalmente forestales). Además es refugio de otros vertebrados de interés como sapo partero común, sapo corredor, lagartija lusitana, salamanquesa común, murciélago enano, murciélago rabudo, murciélago hortelano, erizo europeo, etc... Todas ellas especies catalogadas y con diversas categorías de protección...” (desde el Facebook de Alfonso Rodrigo). Sin olvidarnos del importante elenco de especies de mariposas que habitan la zona o la larga lista de insectos.
Gorrión molinero y verderón común.
Me gustaría recordar algo totalmente incoherente. Por un lado el Ayuntamiento de Zamora quiere ser un destino de naturaleza para lo cual realiza rutas de observación de aves y de mariposas (en el lateral del blog podéis entrar en ellas) en las que, estos jardines que se quieren eliminar, aparecen en ellas como puntos importantes de los recorridos y, por el otro, los quieren eliminar.
Sin olvidarnos que esta zona, tal y como está, tiene un enorme encanto, hay que ir descubriendo rincones y zonas que enganchan al visitante. Zamora no es Ávila, ni ningún decorado. Zamora tiene sus particularidades y tener árboles y un precioso jardín urbano lleno de vida y beneficios para los zamoranos es un verdadero privilegio y no un problema. No lo convirtamos en un problema y disfrutémoslo como está...LLENO DE VIDA.

miércoles, 20 de octubre de 2021

Fidelidad a las zonas de invernada.

La Real Academia Española de la Lengua (RAE) define invernada como: “Estancia o permanencia en un lugar durante el invierno”. La Península Ibérica es un lugar privilegiado para que miles de aves provenientes del norte y centro de Europa lleguen hasta nuestras tierras a pasar el invierno. Desde los viajeros ánsares o grullas hasta las gaviotas reidoras, sombrías o cabecinegras pasando por rapaces o pequeños pajarillos vienen en busca de mejores condiciones para poder alimentarse, para poder sobrevivir.
Las condiciones ambientales locales de muchas aves en el norte de Europa cambian de una manera constante y, en ocasiones, son cambios periódicos que se pueden predecir; esos cambios estacionales provocan una bajada generalizada de los recursos alimenticios disponibles. Sus zonas se ven cubiertas por nieve, fuertes vientos y mal tiempo que provoca que la comida escasee, desaparezca o sea muy difícil de encontrar, por lo que deciden desplazarse más al sur en su busca. Zonas en la Península Ibérica o África que disponen de abundancia de alimento cuando en sus zonas de origen escasea, no hay o cuesta mucho esfuerzo encontrarlo.
Estas aves migratorias pasarán todo el invierno entre nosotros y volverán a sus zonas de cría en primavera. Pero el cambio climático está ocasionando modificaciones en estos ciclos, alteraciones que están provocando que esas migraciones se alteren ya que, muchas de esas aves, que venían a pasar el invierno entre nosotros ya no vienen porque no les hace falta, ni les compensa, hacer un viaje tan peligroso y largo si pueden encontrar alimento mucho más cerca.
Un ejemplo que nos toca directamente es el que afecta a los ánsares comunes que llegaban por miles hasta la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila y que, prácticamente, han desaparecido. La razón fundamental de la disminución de ánsares que vienen hasta nuestras tierras en los últimos años es que tienen comida en la zona de Alemania y Holanda. Grandes extensiones de tierra ganada al mar que se utilizaban para el cultivo de flores se han abandonado y dejado libres, con lo cual, en esas tierras crecen los pastos que son alimento para todos estos ánsares que encuentran comida y, además, el invierno, tanto en Alemania como Holanda es, cada año, menos duro, con lo cual, se unen estas dos circunstancias para que miles de ánsares no se muevan de esas zonas y, los que bajan desde los países nórdicos, se queden, en gran número, también allí.
Aun así miles de aves siguen llegando hasta la Península Ibérica y muchas de ellas son fieles a sus lugares de invernada. Aves fieles que podemos identificar porque tengan algún defecto o alteración física y las haga muy reconocibles, por ser aves raras de las que hay muy, muy pocos ejemplares (por ejemplo la famosa gaviota “Cipriana”, Larus thayeri, primer ejemplar para España que apareció en febrero de 2008 y siguió viniendo al mismo punto de Lugo durante los siguientes 11 años, un poco de su historia aquí) o porque vengan anilladas y sepamos su historia.
Quiero centrarme en estas últimas. Aves anilladas que son fieles a sus lugares de invernada como sucede con algunas de las que han llegado en la última semana hasta nuestra tierra zamorana desde cientos o miles de kilómetros.
4-11-2020
La primera de ellas es una gaviota reidora: la TC1W (anillada el 22-6-2019 en Zalew Mietkowski - Polonia). Gaviota que he podido ver en el río Duero a su paso por Zamora el pasado día 17 de octubre y que lleva viniendo (o sabemos que viene) desde que la anillaron de adulta con más de dos años. Gaviota reidora que ha venido en los inviernos de 2019, 2020 y 2021 quedándose hasta principios de marzo para después regresar a Alemania donde se la ha visto en temporada de cría.
6-3-2021
Otro ejemplo es una grulla: la BBY-WGW. Anillada el 9-7-2012 en Arnimswalde Brandenburg (Alemania) que he podido ver en la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila en los inviernos de 2013, 18, 19, 20 y volví a ver el pasado día 12 de octubre de 2021.
10-11-2018
20-10-2020
Si hablamos de las cigüeñas blancas tenemos bastantes ejemplos de aves que permanecen todo el invierno desde hace bastantes años entre el Centro de Residuos Sólidos Urbanos de Zamora (CRSU) y la ciudad, donde muchas de ellas duermen.
2316 el 30-1-2021 junto con Z353,
anillada en Cospeito (Lugo) el 27-5-2018 por Antonio Salazar.
Así está la 2316 anillada por Pablo Santos hace la friolera de 22 años, el 26-5-1999 y año tras año permanece en la ciudad. O la WA8F anillada el 3-6-2004 en Santa María del Páramo (León) por el GIA León y que llevo siguiendo desde hace 6 años.
WA8F y Z026 en el vertedero de Zamora el 28-9-2021.
La Z026 anillada en Guitiriz (Lugo) por Antonio Salazar el 19-5-2013 y veo en Zamora desde el 21-9-2017 invierno tras invierno. O la portuguesa 4U+ anillada el 24-1-2014 por Carlos Miguel Pacheco en Cuba (Portugal) que nos visita por segundo invierno consecutivo. Sin olvidarme de la W3SA anillada por Pablo Santos el 7-6-2004 en San Pelayo (Zamora) o la C79M anillada el 3-6-2008 por el GIA León en Santibañez de Bernesga (León) que pasan el invierno en Zamora año tras año.
C79M y W3SA durmiendo en la Iglesia de San Ildefonso
de Zamora ciudad el 20-9-2021
Ejemplos de aves fieles a su zona de invernada. Aves que ahora mismo ya están aquí. Aves a las que se les ha añadido el bisbita alpino visto por Manuel Segura el pasado 19-10-21 que repite invernada en la bella Puebla de Sanabria desde que fue anillado por Jeremy Maingueneau en Laruns (Francia), en junio de 2018 con más de dos años.
19-11-2019
27-3-2020
19-10-2021
Estos son solamente algunos de los pequeños ejemplos de aves que hacen recorridos enormes, sorteando adversidades y peligros para buscar unas mejores condiciones de alimentación en nuestra tierra. Aves que vienen año tras año. Aves que son un verdadero privilegio verlas. 
LZ5 y LB2 en diciembre de 2019.
YN32 el 19-1-2016, vista también el 6-2-2021 en el vertedero de Zamora
 así como el 30-12-2020 en el vertedero de Gomecello (Salamanca)
Aves que ya han llegado y que esperan a otras que, confiemos sigan viniendo desde la lejana Noruega como los ánsares LZ5 y LB2 a las Lagunas de Villafáfila o las gaviotas sombrías YN32 desde Islandia o B= desde Países Bajos que alternan los vertederos de Zamora y Gomecello (Salamanca) a lo largo de todo el invierno.
(Agradezco enormemente a Manuel Segura cederme sus fotografías del bisbita alpino para ilustrar esta entrada).

miércoles, 13 de octubre de 2021

Que gran Big Day (9-10-2021).

Desde 2018 se celebra dos días al año el Día Mundial de las Aves Migratorias con el fin de concienciar sobre su importancia; el segundo sábado de mayo y el primer sábado de octubre coincidiendo con las dos grandes migraciones se conmemora ese día tan especial que quiere hacer hincapié en la vital importancia de las aves migratorias en el medio ambiente y su relación con el ser humano.
La ONU, a partir de 2018, unió las dos celebraciones que se realizaban hasta ese momento para concienciar sobre su importancia; por un lado el Día Internacional de las Aves Migratorias organizado por EFTA (Environment for the Americas) y el Día Mundial de las Aves Migratorias organizado por el Acuerdo sobre la conservación de las aves acuáticas migratorias de África y Eurasia (AEWA) y la Convención sobre la Conservación de las Especies Migratorias de Animales Silvestres (CMS).
Desde entonces se organizan campañas, actividades y eventos para conmemorar dichos días teniendo como centro de atención las aves migratorias. Actividades como el Big Day, celebrado el pasado 9 de octubre, organizado por el Laboratorio de Ornitología de Cornell apoyado por la Universidad de Cornell (Ithaca, New York).
Dicho Laboratorio fue fundado en 1915 por Arthur A. Allen con el objetivo principal de: “Interpretar y conservar la diversidad biológica de la Tierra a través de la investigación, la educación y la ciencia ciudadana centrada en las aves”.
Martinete.
En 2002 lanzó eBird, una base de datos, en tiempo real, en la que miles de personas guardamos nuestras listas de aves obteniendo una enorme cantidad de registros sobre la distribución y abundancia de las aves en todo el mundo así como de sus tendencias o sus hábitats. A partir de 2010 se generalizó para todo el mundo ya que, hasta ese momento, se restringía solamente para el Hemisferio Occidental.
Perdiz pardilla.
El pasado 9 de octubre se conmemoró el Día mundial de las Aves Migratorias, a través del Big Day. Consistía en salir al campo y anotar, en la aplicación eBird, todas las aves que se vieran o escucharan durante las siguientes 24 horas. Y así lo hicimos miles de amantes de las aves y la naturaleza.
Cuchara común.
Paloma zurita.
Collalba gris.
Aguilucho lagunero.
Para hacernos una idea de la importancia y el volumen de datos generados ese día, en el 2020 participaron 32.261 personas que compartieron 78.029 listas anotando 7.098 especies en todo el mundo (según datos de eBird). Una verdadera barbaridad.
Buitre negro.
Buitre leonado.
Amanecía y los aguerridos pajareros zamoranos ya estábamos buscando aves por los cuatro confines de nuestra provincia. Día que se pasó volando. Día en el que pudimos disfrutar de la búsqueda y observación de aves, desde los comunes gorriones hasta el extraño morito pasando por el gran buitre negro o la majestuosa perdiz pardilla, sin olvidarnos del escurridizo avetorillo, los pequeños correlimos o la belleza del águila pescadora. Cada uno de ellos tiene su historia. Cada uno de ellos es una observación valiosa, única e interesante de la que disfrutar, de la que sentirse orgulloso, de la que recordar detalles o experiencias que la hace única.
Agachadiza común.
Gorrión moruno.
Águila perdicera.
El día avanzaba rápido, sin pausa, día especial, diferente, día en el que las aves eran las verdaderas y únicas protagonistas miraras por donde miraras. Día en el que el tiempo pasaba a una enorme velocidad. Día que terminó y los resultados fueron extraordinarios.
Espátula.
Hay que dar la enhorabuena a todos aquellos que salieron a buscar aves en nuestra provincia ya fueran zamoranos o llegados de otros lugares porque conseguimos la impresionante cifra de 153 especies vistas en el día. Algo verdaderamente extraordinario. He aquí los resultados oficiales por provincias en Castilla y León y la lista de aves vistas en Zamora.
Esta es la impresionante lista de las 153 aves vistas en Zamora: Ánsar común - Tarro blanco - Cuchara común - Ánade friso - Ánade azulón - Ánade rabudo - Cerceta común - Porrón europeo - Perdiz pardilla - Perdiz roja - Zampullín común - Somormujo lavanco - Zampullín cuellinegro - Paloma bravía - Paloma zurita - Paloma torcaz - Tórtola turca - Ganga ortega - Avutarda euroasiática - Chotacabras europeo - Rascón europeo - Gallineta común - Focha común - Grulla común - Alcaraván común - Chorlito gris - Chorlito dorado europeo - Avefría europea - Chorlitejo grande - Chorlitejo chico - Zarapito real - Aguja colinegra - Combatiente - Correlimos zarapitín - Correlimos tridáctilo - Correlimos común - Correlimos menudo - Agachadiza común - Andarríos chico - Andarríos grande - Archibebe oscuro - Archibebe común - Gaviota reidora - Gaviota sombría - Cigüeña blanca - Cormorán grande - Avetorillo común - Garza real - Garceta grande - Garceta común - Garcilla bueyera - Martinete común - Morito común - Espátula común - Águila pescadora - Elanio común - Buitre negro - Buitre leonado - Águila calzada - Águila imperial ibérica - Águila real - Águila perdicera - Aguilucho lagunero occidental - Aguilucho pálido - Gavilán común - Milano real - Busardo ratonero - Lechuza común - Búho real - Mochuelo europeo - Cárabo común - Búho chico - Abubilla común - Martín pescador - Pico picapinos - Pico menor - Pito ibérico - Cernícalo vulgar - Halcón peregrino - Cotorra de Kramer - Alcaudón real - Arrendajo euroasiático - Rabilargo ibérico - Urraca común - Grajilla occidental - Corneja negra - Cuervo grande - Carbonero garrapinos - Herrerillo capuchino - Herrerillo común - Carbonero común - Pájaro moscón europeo - Calandria común - Alondra totovía - Alondra común - Cogujada montesina - Cogujada común - Cistícola buitrón - Carricero común - Avión zapador - Avión roquero - Golondrina común - Golondrina dáurica - Avión común - Mosquitero musical - Mosquitero común - Cetia ruiseñor - Mito común - Curruca capirotada - Curruca cabecinegra - Curruca rabilarga - Reyezuelo sencillo - Reyezuelo listado - Trepador azul - Agateador europeo - Chochín paleártico - Mirlo acuático europeo - Estornino pinto - Estornino negro - Zorzal charlo - Zorzal común - Mirlo común - Papamoscas gris - Papamoscas cerrojillo - Petirrojo europeo - Ruiseñor pechiazul - Colirrojo real - Colirrojo tizón - Roquero solitario - Tarabilla norteña - Tarabilla europea - Collalba gris - Acentor común - Gorrión común - Gorrión moruno - Gorrión molinero - Gorrión chillón - Lavandera cascadeña - Lavandera boyera - Lavandera blanca - Bisbita pratense - Bisbita alpino - Pinzón vulgar - Picogordo común - Camachuelo común - Verderón común - Pardillo común - Piquituerto común - Jilguero europeo - Serín verdecillo - Escribano triguero - Escribano montesino - Escribano soteño.
Águila real.
Por comunidades autónomas Castilla y León quedó en un gran tercer puesto solamente detrás de Andalucía y Cataluña.
A nivel europeo España consiguió un magnífico primer puesto por delante de la todopoderosa Gran Bretaña.
Garcilla bueyera.
Morito.
De forma individual el gran ornitólogo zamorano Alfonso Rodrigo se alzó con el primer puesto a nivel nacional en cuanto a especies observadas, con unas espectaculares 113 especies vistas en el día.
El Big Day terminó y todos tenemos que estar orgullosos de que, ese día, ya sea en nuestra provincia, en nuestra comunidad o en cualquier parte del mundo se consiguieran ver 7.115 especies (batiendo el récord anterior) en 253 países con 76.700 listas. Enhorabuena a todos los que participasteis y disfrutasteis de vuestra pasión: las aves y la naturaleza.
(Agradezco enormemente a Alfonso Rodrigo, Carlos A. Ramírez, Gary Losada, Manuel Rodríguez y Víctor Salvador ceder sus magníficas fotografías para ilustrar esta entrada. Gracias).

miércoles, 6 de octubre de 2021

Berrea el rey del bosque.

La luz del día se va apagando y el gran ciervo comienza a desperezarse. Levanta la cabeza mostrando su potente cuello y sus imponentes armas, abre la boca y un sonido gutural, ronco y potente sale de su garganta. El sonido retumba en el pinar como si de una catedral se tratara. Todos saben que el rey del bosque está allí y se ha puesto en marcha. Berrea.
El gran macho se levanta. Se estira. Comienza a restregar su poderosa cuerna en unos arbustos cercanos para limpiarla y pulirla; sus armas deben de estar perfectas y las hembras deben de ver la majestuosidad de su cuerna. El pequeño arbusto se mueve zarandeado por la fuerza y potencia de las arremetidas del gran macho, según se restriega parece que llora, de las glándulas del lagrimal le salen unas secreciones que dejarán allí su olor. Todos sabrán que ha estado en este lugar.
Sale del pinar. Pinar que le ha cobijado durante gran parte del día. Pinar que le da protección. Pinar que le servirá de protección a la mañana siguiente, cuando vuelva a descansar. Berrea.
La noche es larga y el rey del bosque comienza la búsqueda de hembras. Las buscará e intentará mantenerlas junto a él varios días. El gran macho levanta la cabeza y ventea; busca el olor de las hembras, el olor de las hembras en celo. Un aroma inconfundible le llega por el frío viento de la noche. Rápidamente se pone en marcha. Las ha localizado.
Las hembras lo observaban. Lo evalúan. No le dejan acercarse. El gran macho se para. Observa si algún otro macho está con ellas. Berrea. Las hembras se ponen alerta. Un berrido suena cerca de ellas. Otro macho está allí. El rey del bosque berrea de nuevo. Las hembras observan. Miran cómo son las cuernas. Saben que cuanto más grande y ramificada sea la cornamenta más fértil es el ciervo; elegirán al macho que más les convenga en función de esa percepción, incluso si pierde cualquiera de sus batallas.
El otro macho le contesta. Se están midiendo. Controlando su fuerza. Su potencia. Su poderío. El rey del bosque sabe que el macho que está con las hembras es más joven. No es un oponente para él. Berrea y se acerca seguro de si mismo. El macho de las hembras le contesta pero ya sabe que no tiene nada que hacer. Se acerca. Se miden. Se contemplan a escasa distancia. Berrean.
El macho más joven se retira. Está en inferioridad y lo sabe. El gran macho ha ganado sin pelear pero no siempre fue así. El rey del bosque recuerda días en los que debía enfrentarse a otros machos iguales que él; debían pelear. Enfrentarse. Entrechocar sus cuernas que suenan en la noche con golpes secos, duros, potentes,...Se empujan. Cargan. Se chocan. Se entrelazan las cuernas. Más de una batalla perdió en su juventud. Ahora no. Es el rey del bosque. Recuerda una batalla con un extraño oponente con una cuerna extraña, larga y peligrosa que casi le mata. Berrea. Oponente que dejó herido al rey del bosque. Herida fea que se curó con el tiempo. Berrea.
Un olor a muerte impregna el ambiente. El rey del bosque lo ve. Un antiguo contrincante yace decapitado en el suelo. Ha perdido su vida. Ha perdido su honra. El superdepredador ha estado allí. El hombre ha estado allí. Berrea. Hombres que solamente quieren el trofeo, la cabeza es lo único que les interesa, ese trofeo por el que han pagado miles de euros, ese trofeo junto al que se hacen fotos orgullosos, se jactan de su logro y lo propagan sin pudor. Huele a hombre. Huele a muerte. El gran macho se va. Continúa su camino. Berrea. Él puede ser el siguiente.
Se acerca a las hembras. Las huele. Las persigue. Las controla. Las crías están asustadas. No saben que pasa. Siguen a su madre y miran sorprendidas al rey del bosque que no deja que sus madres se vayan. Las monta en un segundo escaso con un rápido empujón. Estará con ellas varios días, luego buscará otras y comenzará la misma operación. Quiere extender su extirpe entre el mayor número posible de hembras. Un joven ciervo lo observa embelesado. No se acercará. Su momento llegará en unos años. esperará.
Amanece. El rey del bosque berrea. El sol ilumina su majestuosa e imponente figura. Está cansado. Lleva toda la noche activo. Controlando a las hembras. Defendiendo su conquista. Berrea. Hace casi un mes que casi no come. Las hembras le llevan todo su tiempo. Está cansado. Sabe que es vulnerable. Debe comer algo. En verano engordó lo suficiente como para aguantar sin comer el tiempo de la berrea pero perderá muchos kilos. Debe aguantar hasta que las hembras terminen el celo. Debe cuidar de no resultar herido; si así fuera, su vida correría peligro. Un olor le llega con el viento fresco de la mañana. Huele a lobo. Su enemigo está allí. Esperando una oportunidad. Esperando un desliz. Un fallo. El lobo no perdona. Debe de tener cuidado. Su vida está en juego.
El gran macho está cansado, renqueante, lento, necesita descansar, se tumba. Berrea. Camina con la boca abierta y la lengua fuera. Un pequeño robledal le permite descansar. El frescor del ambiente le alivia su cansancio. Levanta la cabeza. Huele a hombre. Sale del robledal. Allí están.
Dos hombres le observan. Dos hombres que no huelen a muerte. Dos hombres que le observan embelesados. Dos hombres que le respetan. Berrea. Dos hombres que admiran su porte. Su belleza. Su poder. Dos hombres que se van con unas fotos en sus cámaras, imágenes inolvidables en sus retinas y sentimientos profundos en su alma. Dos hombres que le respetan. El rey del bosque continua su camino.
El sol va cogiendo fuerza. El rey del bosque berrea. Orina en la arena y se revuelca en ella. Se impregna. Su olor se extiende por el valle. El sol calienta cada vez más. El rey del bosque está cansado.
Es hora de volver al pinar. De volver a la seguridad de su casa. Berrea. De descansar. Lentamente va entrando en él. Se tumba. Está cansado. Berrea. Agacha la cabeza y la apoya en el suelo. Al anochecer comenzará una nueva jornada. El rey del bosque descansa.
(Esta entrada está basada en una que realicé en 2013, ampliada, mejorada y adaptada).