Páginas

martes, 21 de julio de 2020

La cierva.

Un momento especial es aquel que te impacta por algún motivo concreto, ya sea por su espectacularidad, rareza o situación poco común. Hace unos días pude vivir uno de esos momentos que te regala la naturaleza de vez en cuando.
Una preciosa cierva comía tranquilamente al borde una pequeña laguna. Su tranquilidad, sosiego y templanza era absoluta. Me miró y siguió a lo suyo, a lo mas importante, necesitaba comer; una pequeña cría le esperaba en la espesura del robledal. Necesitaba alimentarse bien para poder cuidar de su pequeño.
En ningún momento me consideró una amenaza. De vez en cuando levantaba la cabeza, sin dejar de comer, me miraba profundamente y sus orejas, en busca de cualquier sonido de alerta que sus ojos no vieran, se dirigían hacia donde me encontraba, eran como dos antenas parabólicas en busca de una señal invisible.
Comía. La hierba fresca junto a la pequeña laguna temporal era muy nutritiva, le vendría muy bien para estar fuerte y así poder seguir criando a su pequeño cervatillo y para poder intentar protegerlo de los depredadores que, en esta época del año, buscan las pequeñas crías de ciervo o corzo para poder alimentar a las suyas propias.
El momento fue especial. Muy tranquilo, relajante y maravilloso. Me marché y allí quedó. Tranquila. Confiada. En ningún momento la molesté ni me consideró un peligro. Su vida seguía, había visto un humano que la respetaba.

martes, 14 de julio de 2020

Exposición sobre odonatos en Puebla de Sanabria

Puebla de Sanabria es  una pequeña población zamorana incluida entre “Los pueblos más bonitos de España”. Es un enclave histórico y medioambiental de primer orden.
En este maravilloso lugar, en el “Chiringuito del río”, una de sus paredes se convierte durante todo el año en un lugar de exposición por el que pasan preciosas colecciones de fotografías etnográficas y paisajísticas de la zona.
En este lugar, por tercer verano consecutivo, quiero mostrar una parte de la fauna sanabresa, en esta ocasión, dedicada a las libélulas y caballitos del diablo que se pueden encontrar en Sanabria.
Veintisiete fotografías realizadas por Hipólito Hernández y José Barrueso, conforman esta pequeña muestra que está siendo muy bien acogida por todos aquellos que se acercan hasta allí.
Exposición en la que quiero mostrar las maravillas que los sanabreses tienen en su tierra y, en muchos casos, desconocen por completo. En ella se puede encontrar el ciclo completo de estos odonatos, momentos de caza, especies más significativas, nivel de protección así como pequeñas explicaciones sobre las diferencias entre libélulas y caballitos del diablo o curiosidades.
En la provincia de Zamora se han identificado 51 especies de libélulas y caballitos. La gran mayoría de estas especies se encuentran en Sanabria. Sanabria posee una enorme riqueza y variedad contando con especies emblemáticas y muy escasas que se pueden ver en esta pequeña exposición. Todos los que se acerquen hasta allí descubrirán la importancia de las libélulas y caballitos sanabreses.
Fotografías que estarán todo el verano. Fotografías que despiertan debates, admiración o sorpresa. Os invito a que los que paséis por Puebla de Sanabria os animéis a visitarla. Espero que las disfrutéis y os gusten.
Está muestra ha sido posible gracias a la inestimable ayuda y colaboración de Miguel Rodríguez (Biólogo, entomólogo y autor de diferentes estudios sobre odonatos). Así como el asesoramiento de Víctor Salvador (Biólogo, entomólogo y autor de diferentes estudios sobre los odonatos). Muchas gracias. Espero que os guste.

sábado, 4 de julio de 2020

Anillas vistas en Zamora en abril, mayo y junio de 2020.

Meses muy complicados. Meses en los que hemos salido muy poco o nada pero aun así en la provincia de Zamora hemos podido ver 17 ejemplares con 25 observaciones más 8 aves que hemos sabido que han pasado por la provincia de Zamora mediante el GPS que portan.
De todas estas observaciones quiero comenzar con la de un morito que descubrió Alfonso Rodrigo el día 13 de mayo en las Lagunas de Villafáfila y que posteriormente vio Cristian Osorio.
El ejemplar llevaba anilla blanca y dígitos negros: 0AHJ y había sido anillado el 29-6-2017 por Manuel Máñez en Chujarro (Huelva). Este morito es el tercero anillado que se localiza en la provincia de Zamora después de los vistos el 24-3-2012 por Pablo Santos en Villaralbo, muy cerca de Zamora capital. (Si pincháis en este enlace de El Pernil tendréis más información).
Después de ser anillado se localizó en el Brazo del Este (Sevilla) el 19-9-2019 y siete meses después lo localizó Alfonso Rodrigo en Villafáfila en un grupo de siete ejemplares que estuvieron unos días por las lagunas.
Es de esperar que nos vayan apareciendo mas ya que el morito está en plena expansión hacia el norte de la península y quién sabe si en un futuro no muy lejano se anima a criar en nuestra tierra.
El día 3 de junio de 2020 Vicente Fernández vio en Cabañas de Sayago una focha con collar negro: 18W, anillada el 19-11-2018 en La Cañada de los Pájaros (Sevilla), siendo esta su primera observación. Localizar una de estas fochas siempre es un motivo de alegría y más con este ejemplar que está criando en una pequeña laguna zamorana en la cual tiene 4 pollos.
Las espátulas son unas de las aves que mas se anillan y, por lo tanto, más posibilidades tenemos de poder localizar algún ejemplar anillado en su paso por la provincia; aunque recordemos que ya han criado en una ocasión en 2016 (seis parejas de espátulas teniendo éxito cinco de ellas con un total de 10 pollos volados) y un intento con puesta incluida que no llegó a buen término en 2019. Quién sabe si no hay alguna criando y no la hemos localizado.
Espátula con código GaYf/YLG
El 8-4-2020 Alfonso Rodrigo localizó a la espátula con código GaYf/YLG en las Lagunas de Villafáfila. Anillada el 30-5-2014 por Petra de Goeij en Vlieland, 4e Kroonspolder (Holanda). Es su primera observación en España tras su paso por Holanda, Alemania y Francia.
Espátula con la anilla blanca 294.
La espátula 294 es el macho de la pareja que intentó criar el pasado 2019 en las graveras de Coreses. Lo localizó Pablo Santos el 12-5-2020 en Timulos (Toro) y, posteriormente, se ha asentado en las graveras de Coreses, siendo visto por Juanjo González, Manuel Segura y José Barrueso en el mes de junio.
Este macho fue anillado el 25-2-2002 por Rubén Rodríguez en las Marismas de Odiel (Huelva). Desde el 29-4-2017 que lo localizó Manuel Rodríguez todas sus observaciones son en la provincia de Zamora.
Espátula con anilla YWB/Ga
El 31-3-2020 Lorenzo Garrote localizó en Torrefrades una espátula con código YWB/Ga anillada en Besné (Loire Atlantique, Francia) por Löic Marion el 14-5-2012. Es su primera observación desde su anillamiento. Ocho años sin verse en ningún lugar.
Alfonso Rodrigo los días 12 y 13 de mayo y Manuel Miñambres el día 16 localizaron la espátula NLJ en la Laguna de San Pedro (Villarrín de Campos) anillada por Rubén Rodríguez en las Marismas de Odiel (Huelva) el 31-5-2013. También han sido sus primeras observaciones desde su anillamiento siete años antes.
Espátula con anilla La/WBR
Una nueva espátula francesa con código La/WBR fue localizada el 4-6-2020 por Alfonso Rodrigo en la Laguna de San Pedro (Villarrín de Campos) y posteriormente vista por José Barrueso el 13 y 16 de junio en la Laguna de la Fuente (Villafáfila). Fue anillada el 20-5-2016 por Löic Marion en Lac de Grand-Lieu (Loire Atlantique- Francia) y también es su primer avistamiento.
Espátula con el código: aNG/NfNN
Victoriano Gómez localizó el 6-6-2020 en la Laguna de la Fuente (Villafáfila) una espátula holandesa anillada el 5-6-2016 por Mark Hoekstein en Neeltje Jans, duingebied (Holanda). Su código es: aNG/NfNN. Siendo su primer avistamiento en España tras su paso por Holanda y Francia.
Espátula con anillas: RGfG/YmL
Los días 11 y 13 de junio Alfonso Rodrigo pudo ver en el Azud de Santa Eulalia la espátula con código RGfG/YmL anillada en Schleswig-Holstein, Oland (Alemania) por Klaus Gunther el 10 de junio de 2012. También su primer avistamiento en España casi exactamente 8 años después de ser anillada y solamente vista en Alemania.
Espátulas anilladas en España, Francia, Holanda y Alemania que demuestran la importancia de nuestra provincia en sus rutas migratorias.
La anilla C16M de esta cigüeña se ha partido.
En la imagen de arriba su estado actual; en la de abajo entera.
Dos son las cigüeñas que se han podido ver anilladas en este tiempo: la 1C07 y la C16M ambas anilladas por Pablo Santos y localizadas por José Barrueso en la ciudad de Zamora. Las dos son viejas conocidas. La 1C07 tiene 21 años y la C16M fue anillada de adulta en 2012 tras caer en un patio interior y ser recogida por la policía municipal. Ambas crían en la ciudad de Zamora y vuelven todos los años en septiembre desde el sur.
Avoceta con código: YW/RY
El 4-6-2020 Alfonso Rodrigo pudo ver una avoceta en las Lagunas de Villafáfila con anillas de colores: YW/RY de la que todavía no hemos conseguido ningún dato pero seguramente fue anillada en Francia.
Mismo origen francés puede tener la aguja colinegra vista por José Barrueso el 13-6-2020 en las Lagunas de Villafáfila con código de colores: YfW/WG.
El hecho de poder seguir con GPS los movimientos de las aves está llevándonos a saber de algunas especies como las agujas colinegras y colipintas que utilizan frecuentemente nuestra provincia como ruta de migración entre el centro de Europa y el sur de la península, el Estuario del Tajo (Portugal) o África. O de conocer los movimientos de un ave que muy raramente vemos en nuestra tierra como es el quebrantahuesos.
Recorrido en el mes de mayo del quebranhuesos TRASHUMANCIA
El quebrantahuesos llamado TRASHUMANCIA recorrió, durante el mes de mayo, en un impresionante viaje, gran parte de la Península Ibérica pasando por la zona noreste de la provincia de Zamora. Ejemplar que forma parte del Plan de Recuperación de Aves Necrófagas de la Junta de Andalucía anillado el 24-6-2019 en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas.
2 agujas colipintas marcadas con GPS han pasado por nuestra provincial a principios de mayo. Los ejemplares llamados TIDRA y NAGO.
TIDRA venía desde Mauritania y llegó hasta Francia en un impresionante viaje directo, sin parar hasta la zona de Burdeos, a partir de ahí ha recorrido la costa francesa hasta encontrarse muy cerca de Bélgica, haciendo, ahí es nada: 4.097 km.
NAGO procedía del estuario del Tajo en Lisboa (Portugal) y llegó hasta Francia. Paró en la zona de Burdeos para continuar hacia el norte de Francia en un viaje de 1.278 km.
Otras 2 agujas colinegras anilladas el 8-1-2019 en Portugal han pasado por nuestra provincia el mes de abril: WARKUMERWAARD y MADAME KIPP. Todos los datos de estas agujas están sacados del proyecto LIFE Project Meadowbirds.
WARKUMERWAARD cruzó la provincia el día 2 de abril procedente de Parque Natural de la sierra de San Mamede (Cáceres) realizando el siguiente viaje: Francia-Inglaterra-Bélgica para terminar en Holanda (actualmente ha vuelto y se encuentra en la zona de Cádiz).
MADAME KIPP atravesó la provincia el día 7 de abril procedente de Parque Natural de la sierra de San Mamede (Cáceres) hasta el Parque Natural de Las Landas (Francia) para continuar a Holanda y Alemania.
MADAME KIPP con su transmisor.
Fotografía del proyecto LIFE Project Meadowbirds.
Bastantes de las agujas colinegras que se encaminaron a Centroeuropa ya están de vuelta. Tres de ellas (todas anilladas el 8-1-2019 en Portugal) han vuelto a pasar por nuestra provincia hacia el sur.
La primera MADAME KIPP: Tres meses después comenzó su viaje de vuelta; el día 21 de junio a las 21:52 h partió de Alemania, pasando por nuestra provincia el día 24 para llegar al Parque Nacional de Doñana el día 25 de junio a las 6:13 h.
DE RIGE también ha regresado: Pasó por la provincia el 8-3-20 dirección Holanda. Después de estar casi 4 meses en tierras holandesas, el 23 de junio, a las 22:45 h comenzó su viaje de vuelta cruzando la provincia de Zamora el día 25 para llegar a la zona de Isla Mayor (Sevilla) el día 27 de junio a las 12:19 h.
La tercera aguja que está de vuelta es CARA LARGA: Cruzó la provincia proveniente de la Reserva Natural del Estuario del Tajo el 29-2-20 llegando hasta Holanda. 4 meses después comenzó su viaje de regreso el día 23 de junio a las 10:18 h pasando por la provincia el día 24 para llegar a la zona de Isla Mayor (Sevilla) el día 26 de junio a las 8:53 h.
Es fascinante ver como las agujas colinegras han utilizado nuestra provincia como zona de paso en su viaje de migración tanto a la ida hacía Centroeuropa como a la vuelta pero, curiosamente, las tres no han vuelto hasta donde partieron sino que han recalado en Sevilla y Huelva. Quizás, según avancen los meses acabarán en la zona del Estuario del Tajo (cerca de Lisboa) donde fueron anilladas y partieron gran parte de las agujas colinegras hacia el centro de Europa.
El 1 de mayo de 2020 Alfonso Rodrigo vio un águila pescadora en Montamarta con anilla azul y un data-logger que después de algunas averiguaciones es de origen Inglés pero no hemos podido saber nada mas. Tengo la esperanza que en algún momento podamos tener información del periplo de esta preciosa águila pescadora que es la segunda (que yo sepa) vista con anilla en la provincia de Zamora. La anterior la vio Manuel Segura el 10 de mayo de 2016 en Entrepeñas, era de origen escocés y también portaba anilla azul. En esa ocasión Manuel Segura la pudo ver mucho mas cerca y sacar esta impresionante y preciosa fotografía.
El día 1 de junio Alfonso Rodrigo y Manuel Rodríguez observaron una pagaza piconegra con anilla blanca que no se pudo leer en las Lagunas de Villafáfila.
Aves fascinantes que nos cuentan su historia. Aves que portan GPS que nos permite conocer datos que desconocíamos por completo. Aves que surcan nuestra provincia. Aves que nos siguen sorprendiendo. 
Todo es posible gracias a las personas que las buscan, observan y comunican su localización; de nada serviría verla si no se comunica su observación. Quiero agradecer enormemente a toda la gente que hace posible esta recopilación de datos así como a todos los colaboradores sin los que sería imposible la obtención de todos estos historiales. Observadores: Alfonso Rodrigo, Manuel Segura, Juanjo González, Cristian Osorio, Lorenzo Garrote, Vicente Hernández, Pablo Santos, Victoriano Gómez, Manuel Rodríguez, Manuel Miñambres y José Barrueso. Así como a Alfonso Rodrigo, Manuel Segura, Victoriano Gómez, Lorenzo Garrote y José Barrueso que han cedido sus fotografías para ilustrar esta recopilación. Sin olvidarme de los anilladores: Pablo Santos, Manuel Máñez, Rubén Rodríguez, Löic Marion, Petra de Goeij, Mark Hoekstein y Klaus Gunther por su rápida contestación. Gracias a todos.

miércoles, 1 de julio de 2020

¿Por qué se destruyen todavía nidos de aviones y golondrinas?

Hace unos días salió en prensa la noticia de un hombre investigado en un lugar de la provincia de Zamora por destruir 19 nidos de avión común. Me parece increíble que todavía haya gente que se dedique a destruir nidos de unas aves que lo único que hacen es bien para la sociedad; quizás haya que explicarlo porque parece que, o se olvida, o se ignora entre un segmento de la población.
Empecemos por los beneficios, que no son pocos. Aviones, golondrinas y vencejos son los tres mosquiteros. Son aves insectívoras que vienen desde África para criar en nuestros pueblos y ciudades.
Avión común.
Aves que: “Como aves cercanas al ser humano, su presencia es un indicador de la buena calidad ambiental de nuestros pueblos y ciudades. Donde hay vencejos, golondrinas y aviones, el entorno es más saludable para las personas. Se trata de animales muy beneficiosos, que ingieren una gran cantidad de insectos voladores. Por ejemplo, una golondrina, cuya dieta se basa principalmente en moscas, mosquitos, hormigas voladoras, avispas, chinches y pequeños escarabajos, puede consumir unos 60 insectos a la hora (unos 850 insectos diarios), lo que representa unos 150 gramos de insectos al día por golondrina; esto supone unos 55 kilos de insectos consumidos por cada golondrina al año, o lo que es lo mismo, 310.250 moscas-mosquitos anuales” (SEO/BirdLife).
Si una golondrina consume unos 850 insectos diarios y un avión común alrededor de 500 moscas y mosquitos al día: ¿Cómo es posible que todavía se sigan destruyendo sus nidos? ¿No entendemos que son un beneficio enorme para nuestra sociedad?
Avión común.
Destruir estos nidos es un delito: “La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, recoge el listado de las especies, subespecies y poblaciones merecedoras de una atención y protección particular en función de su valor científico, ecológico, cultural, singularidad, rareza o grado de amenaza, así como aquellas que figuran como protegidas en los anexos de las directivas y los convenios internacionales ratificados por España. El R. D. 139/2011 de 4 de febrero para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catalogo Español de Especies Amenazadas contiene entre las especies que requieren una protección especial la el avión común.
El artículo 334 del código Penal sanciona con penas de prisión de seis meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses este tipo de acción. Se recuerda que para la destrucción de los nidos realizados por estas aves, se requiere autorización de la autoridad competente, Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, que tras comprobar que se reúnen los requisitos exigidos por la legislación aplicable podrá emitir las oportunas autorizaciones”. (Extraído del artículo de Zamora 3.0.)
Eliminan miles y miles de insectos que pueden provocarnos molestias y enfermedades a cambio de un lugar en el que poder anidar. Si sopesamos beneficios con molestias (incluidos los excrementos por los que tanto se protesta) creo que salimos mucho más beneficiados. Salimos ganando con creces.
Sus nidos. Esos nidos que son una verdadera obra de arte. Esos nidos que se destruyen son dignos de un arquitecto de renombre. 
El avión común es un verdadero artesano y arquitecto, un estratega consumado que no construye su nido en cualquier lugar, necesita primero una comprobación, una prueba de que donde va a construir su nido es el lugar idóneo, el lugar adecuado para lo cual hace un experimento.
Aviones comunes recogiendo barro.
Su nido está construido con barro que mezcla con su saliva y va llevando poco a poco en el pico hasta el lugar escogido pero: ¿Ese lugar resistirá el peso del nido o se caerá? El avión común elabora un plan para saber si ese lugar resistirá el peso del nido: va colocando pequeñas bolas de barro en diferentes puntos y las deja secar, quiere comprobar el grado de adherencia que tiene el barro en ese lugar. Una vez secas y hecha la comprobación elige el sitio específico ya que, si la adherencia es buena, el nido no se caerá.
Avión común construyendo el nido.
Una vez elegido el lugar comienza la ardua tarea de construcción artesanal del nido llevando cientos de pequeñas bolas de barro mezcladas con su saliva en el pico desde el punto en el que recoge el suministro de barro hasta el lugar escogido. (La ausencia de zonas de barro en las ciudades es uno de los factores que ha provocado la bajada de las poblaciones de avión y golondrina en los últimos años así como la falta de lugares adecuados para criar o el uso generalizado de pesticidas para eliminar insectos, su alimento).
Después de muchos viajes con el material de construcción en su pico el nido empieza a tomar forma de bola, en la que dejará una pequeña entrada el avión común mientras que la golondrina o el avión roquero lo dejarán abierto por arriba.
Nido de avión común.
Nido de golondrina común en un lugar muy curioso.
Nido de avión roquero.
Finalizada la construcción hay que adecuarlo por dentro para lo cual recogerá pequeñas hierbas secas o ramitas a las que añadirá un fino colchón de plumas quedando un lugar perfecto para la cría de sus pequeños polluelos. Una verdadera obra de arte. 
Avión roquero recogiendo material para forrar el nido.
Esa obra de arte, lugar de cría de aviones y golondrinas es la que todavía, algunas personas, no entienden que no pueden destruir porque nos reportan muchísimos más beneficios que molestias y además es un delito. Gracias a Dios las campañas divulgativas y la educación a los niños ha provocado que estas destrucciones de nidos sean cada vez menores pero, por desgracia, todavía quedan algunos que no lo entienden.
Hace años, en un pueblo sanabrés, me encontré este nido de golondrina tan curioso sobre un grifo. Grifo que quedó totalmente inutilizado pero, el dueño del lugar, en una preciosa lección, no lo destruyó sino que dejó que allí criaran sus preciadas golondrinas; es más, incorporó una manguera para poder (mediante otra llave) seguir sacando agua del mismo lugar sin destruir la preciosa obra de ingeniería. Estaba convencido que el hecho de criar allí las golondrinas le traía suerte, lo llevaban haciendo muchos años en su casa. Toda una lección.