Páginas

jueves, 23 de agosto de 2018

Gran aparición de ciervo volante

Este pasado mes de julio ha sido verdaderamente espectacular en la aparición del mayor escarabajo que tenemos en Europa: el ciervo volante. 
Macho de ciervo volante.
El ciervo volante es un coleóptero que tiene una larga vida bajo tierra, en forma de larva, pudiendo llegar a vivir de esta manera hasta siete años. Larva que se alimentará de madera muerta de árboles o ramas caídas, sobre todo de robles que se van descomponiendo poco a poco.
Transcurridos unos años en forma de larva, en los que puede llegar a medir 10 cm, se produce la metamorfosis, el gran cambio, en el que esa gran larva se encierra en una cámara, en el suelo, junto al árbol caído que ha sido su casa y fuente de alimento para, convertirse en un poderoso escarabajo, que permanecerá enterrado desde otoño hasta el principio del verano para salir e iniciar una vida corta en busca de pareja para poder reproducirse.
Es en esa época cuando podemos ver a los espectaculares machos de fuertes mandíbulas en busca de una hembra. Este año, el mes de julio, ha sido especial en la aparición de estos impresionantes escarabajos. Al tener un ciclo de vida tan largo en forma de gusano son muy pocos los ciervos volantes que salen cada año, incluso, algunos años es prácticamente imposible ver uno pero, este año, como si se hubieran puesto de acuerdo, ha habido una gran “aparición”.
He podido ver varios ejemplares tanto de machos como de hembras. Ejemplares entre los que se puede apreciar un gran dimorfismo sexual. Los machos son más grandes y tienen unas poderosas mandíbulas que utilizarán para luchar contra otros machos en pos del favor de las hembras que son más pequeñas y rechonchas, sin esas grandes mandíbulas y de un color negruzco.
Hembra de cierva volante.
Es una gran satisfacción poder ver a estos grandes escarabajos que cada vez escasean más; la causa fundamental es la pérdida de su hábitat natural. Hábitat que desaparece porque los árboles caídos no se dejan en el bosque y al ciervo volante le cuesta, cada vez más, encontrar lugares en los que, en su fase de larva, poder sobrevivir.
No solamente ha aparecido este gran escarabajo; también he podido ver a otro de estos poderosos animales, el escarabajo rinoceronte, concretamente una hembra que apareció durante la noche, por arte de magia, en mitad de un juego cuya temática era el Antiguo Egipto, lo cual aproveché inmediatamente para enseñárselo a los niños del campamento.
Hembra de escarabajo rinoceronte.
Recordemos que el escarabajo en el Antiguo Egipto era considerado como una protección contra el mal y el símbolo de la resurrección.
Este escarabajo rinoceronte hembra presenta una pequeña protuberancia a modo de cuerno que nada tiene que ver con el formidable cuerno del macho. Al igual que el ciervo volante posee un ciclo de vida muy similar pero la fase de larva es mas corta.
Dos poderosos escarabajos que forman parte del orden de los coleópteros, el más grande del mundo animal con más de 380.000 especies distribuidas por todo el mundo (menos la Antártida).

jueves, 9 de agosto de 2018

Gomphus graslinii de caza

La tarde era calurosa. Un buen baño en el Lago de Sanabria nos había refrescado y mientras los niños del campamento merendaban me fijé en una libélula. Entre tanto bullicio ni se movía. Allí estaba. Quieta. Inmóvil. Hierática mientras la gente se movía a su alrededor. Me tiré en el suelo y llegó mi pequeña: “¿Qué haces papi?”. Mira -le dije según le indicaba con el dedo.
Al poco varios niños se nos acercaron curiosos para ver qué hacía. En un momento nos juntamos un pequeño grupito que miraba admirado e intrigado qué hacía esa libélula tan grande sin moverse. Un pequeño cordón de seguridad se conformó cerca de ella, sin molestarla; los niños no dejaban pasar a nadie que pudiera pisarla. Las preguntas surgían como un pequeño torrente: “¿Qué hace? ¿Me enseñas la foto? ¡Vaya ojos!”
Era una Gomphus graslinii una de las pequeñas joyas que tenemos en la provincia de Zamora. Se encuentra en la lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) catalogada como "casi amenazada". Es un endemismo europeo, exclusivo del sur de Francia y la Península Ibérica. Según el trabajo realizado por Mónica Azpilicueta, Adolfo Cordero y Francisco J. Ocharan: “En la Península Ibérica había sido citado de Cea, Portugal (Mclachlan, 1880), y solo a partir de 1970 han comenzado a aparecer citas españolas. El esquema que se deduce de estas citas recientes, es que la especie se halla repartida por buena parte del país, especialmente en su mitad oeste. En efecto, ha sido observada en Andalucía (Cádiz, Córdoba y Jaén), Meseta Sur (Cáceres), Meseta Norte (Salamanca y Zamora), Galicia (Orense y Lugo) y cuenca del Ebro (Navarra)”. 
Dentro de la provincia de Zamora es aquí, en el entorno del Lago de Sanabria, el único punto en el que se puede localizar. Esta preciosa libélula seguía quieta hasta que, de repente, como un auténtico caza salió volando por encima de nosotros. Su velocidad era tremenda. Su objetivo una mariposa nocturna que tuvo la mala suerte de pasar por donde no debía. Se lanzó sobre ella a una velocidad endiablada y tras varios quiebros y requiebros en los que la mariposa intentaba, desesperadamente, evitar lo peor. La libélula la capturó en pleno vuelo y bajo al suelo con su trofeo, justo donde nos encontrábamos.
¡Estaba al acecho! Eso era lo que estaba haciendo. Estaba cazando. Esperaba una oportunidad que se le presentó y no dejó pasar.
En el mismo artículo citado anteriormente se enumeran las principales amenazas de esta libélula: “El problema se halla en que los ríos anchos y lentos donde vive suelen sufrir la contaminación urbana o agrícola, o bien obras de encauzamiento que destruyen su hábitat. Dado el pequeño número de localidades conocidas deberían ser protegidas todas ellas. Las dos localidades gallegas están amenazadas por las actividades de producción de energía hidroeléctrica. Otros factores a tener en cuenta son la destrucción del bosque de ribera y el desarrollo urbanístico ya que pueden afectar directamente a sus poblaciones” (Si queréis leer el artículo completo pichar aquí).
Nada más bajar al suelo comenzó a devorarla con una velocidad y potencia enormes. No salíamos de nuestro asombro. Allí estaba, comiéndose a una presa que había cazado entre la multitud.
Impresionante. La cara de los niños y de mi hija era un poema. Sus enormes ojos no dejaban de observar lo que allí estaba ocurriendo. Ante ellos la cruda naturaleza. La vida y la muerte.
Lo curioso es que, algunos de estos niños, dos años antes, habían podido observar, en el mismo lugar, como otra Gomphus graslinii emergía de las aguas y salía a su vida terrestre y aérea, algo que todos ellos recordaban perfectamente.
La Gomphus graslinii se comió a la mariposa en pocos minutos pero no estaba sola ya que otra libélula, un macho de Onychogomphus uncatus también estaba cazando…
Pero este macho se dedicaba a cazar hormigas y pequeños escarabajos que rápidamente devoraba a una velocidad enorme. Su técnica de caza era parecida pero en tierra: permanecía inmóvil y cuando una posible presa se le acercaba la capturaba inmediatamente.
Dos libélulas cazando. Dos libélulas en una zona muy concurrida que causaron la admiración y sorpresa de un pequeño grupo de niños mientras el resto de la gente pasaba totalmente de lo que pudiera estar sucediendo, es más, seguramente nunca se darán cuenta de lo que tenemos alrededor pero, como muchas veces, digo: eso es porque nadie les ha enseñado a observar.
(Esta entrada hubiera sido imposible sin la inestimable colaboración de Miguel Rodríguez, al cual le agradezco enormemente sus consejos, colaboración, amabilidad y sabiduría).

viernes, 3 de agosto de 2018

Exposición en Puebla de Sanabria

Puebla de Sanabria es un enclave muy querido en el que paso mucho tiempo. Es una pequeña población incluida entre “Los pueblos más bonitos de España”. Es un enclave histórico y medioambiental de primer orden. Puebla tiene un movimiento cultural, etnográfico y medioambiental muy importante. Es una población con multitud de actos culturales que sorprendería a más de uno.
En este maravilloso lugar, en el “Chiringuito del río”, han tenido una interesante iniciativa: convertir una de sus paredes en un lugar de exposición donde se muestran colecciones de fotografías etnográficas y paisajísticas de la zona.
En este lugar quise mostrar una mínima parte de la fauna sanabresa. Fauna que es una auténtica desconocida para muchas personas. En este lugar se exponen treinta fotografías realizadas por José Barrueso, Hipólito Hernández y Manuel Segura. Fotografías que llevan gran parte del mes de julio y estarán en agosto. Fotografías que están teniendo muy buena acogida por las cientos de personas que pasan por allí. Fotografías que despiertan debates, admiración o sorpresa. Fotografías entorno a las cuales se pueden reunir gentes de diversas procedencias y sorprenderse de la fauna sanabresa. Os invito a que los que paséis por Puebla de Sanabria os animéis a visitarla. Espero que las disfrutéis y os gusten.