lunes, 10 de marzo de 2014

El encuentro.
Viene hacia mi. No me ha visto. Su caminar es tranquilo, pausado, elegante...camina entre los brezos de una fría mañana de febrero, época en la que me gusta especialmente observar a los ciervos ya que se reúnen en pequeños grupos y todavía conservan la poderosa cornamenta que próximamente perderán. Sigue derecho hacia donde me encuentro. Tranquilo. Con paso firme. De repente. Se para. Me ha olido. Pone en tensión toda su poderosa musculatura. Soy un peligro. Hay que ponerse a salvo.
Corre a grandes trancos en una explosión de potencia. Puedo ser un peligro mortal. Es un animal imponente de cornamenta que todavía dará mucho que hablar en próximos años. Pasados unos metros se para. Se gira. Me mira.
Me sopesa. Se ha colocado a una distancia prudencial. Está nervioso pero no me considera un peligro. Busca a su compañero. Se miran. Se acercan. Se juntan dándose amparo y protección uno en el otro. Se sienten más seguros.
La niebla se va levantando y el rocío de la fría mañana brilla como pequeñas estrellas en los brezos. Siguen juntos. Son prácticamente iguales hasta una marca que ambos tienen en la misma oreja. Un pequeño corte que me deja intrigado. Una extraña coincidencia que les hace todavía más iguales. Mas unidos.
Se van alejando poco a poco. Siempre juntos. Sus cornamentas parecen entrelazarse como ramas de un árbol viviente.
Me voy. Les dejo con su vida. Con su dura existencia. Me han brindado un momento extraordinario. Un momento en la vida de los poderosos ciervos que habitan nuestra sierra.

6 comentarios:

  1. No hubiera estado muy tranquilo si se hubiera acercado. Son imponentes.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Bellos momentos los que proporciona la naturaleza a quien se lo merece. Fotos muy bellas. Te felicito.

    Dani

    ResponderEliminar
  3. Estupendas fotos y gran momento!!!

    Saludos desde León

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Los dos ciervos eran preciosos y fue lo que salvó el día, la niebla condicionó la madrugada. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Buenos ejemplares y buenas fotos. Menudo encuentro
    Un saludo

    ResponderEliminar