domingo, 9 de diciembre de 2012

Un animal muy extraño: el desmán del Pirineo.
Es el animal más extraño que he visto en mi vida. Solamente lo he podido ver en dos ocasiones. Las dos en el río Truchas, en Sanabria, y ambas, por pura casualidad.
En la primera de ellas llegaba de una ruta por la montaña y me senté junto al río a beber un poco de agua y descansar; según bebía, casi a mi lado, se movió algo en el agua, de una forma muy sutil, casi sin hacer ruido. Rápidamente miré y, para mi sorpresa, un desmán se acababa de meter en el agua y cruzaba el río un poco nervioso. Llegó hasta mitad del riachuelo, giró a la izquierda y continuó río abajo hasta una pequeña cascada que sorteó y prosiguió su camino.
Me quedé perplejo. Era la primera vez que veía un desmán de los pirineos. Un animal muy raro. El animal más extraño que había visto en mi vida y, como pasa muchas veces en el campo, no tenía una cámara en ese momento pero me dio igual. Había visto a un animal muy especial de la fauna de la península ibérica, un animal que en el Libro Rojo de los Mamíferos de España se considera vulnerable.
Ese momento fue demasiado corto pero muy intenso. Solamente pude verlo unos segundos pero me permitieron ver su extraña mezcla, parecía un cruce entre una rata y un topo. La parte delantera un topo y la trasera una rata.
Desde ese momento siempre que paso por esa zona lo busco, con cámara en mano, pero...años después lo volví a ver, en el mismo sitio, sin cámara de nuevo, pero allí estaba y esta vez pude observarlo a placer.
Estaba en el mismo lugar pero esta vez se encontraba en la orilla opuesta, con lo que estaba más tranquilo. Me quedé muy quieto y no se asustó. Estuvo un buen rato entrando y saliendo del agua. Pude ver perfectamente su especial hocico, como una pequeña trompa, en el que tiene unos muy sensibles pelos y que movía constantemente como si fuera un detector de metales buscando cualquier cosa que le interesara. Algo que me sorprendió, porque no lo sabía y que luego miré en un libro para cerciorarme, es que no tenía orejas.
El desmán es un animal eminentemente nocturno pero este, allí estaba, a plena luz del día, buscando su comida entre las piedras del fondo del río. Nadaba con gran soltura y sus enormes patas traseras destacaban en tan extraño cuerpo así como su enorme cola. Cuando ves a un desmán tienes una extraña sensación. Primero dices: ¿qué es eso? Luego sueltas: ¡un desmán! Y por último piensas: ¡madre mía qué bicho más raro! Cuando lo ves parece...¡una rata!, pero...¡no, un topo! Esa cola larguísima. Esa apariencia de bola sin ojos (los tiene pero es imposible vérselos, son demasiado pequeños) con esas patas traseras enormes y muy pequeñas las delanteras que, por cierto, entre los dedos tiene una membrana que le permite nadar con total soltura.
Pequeña cascada que sorteó sin dificultad.
El agua limpia, sin contaminar, es vital en la existencia del desmán.
Allí estaba. Entró y salió del agua varias veces. Se movía con una soltura tremenda en su elemento. El desmán es un micromamífero perfectamente adaptado a vivir en el agua que se alimenta de larvas, lombrices, pequeños peces o  insectos que es lo que estaba haciendo ese día en el río.
El desmán de los pirineos se encuentra en la cornisa cantábrica, Galicia, parte de León, Zamora y norte de Portugal, el Sistema Central y, por supuesto, los Pirineos. Su regresión ha sido alarmante para los científicos, estando, para muchos, en serio peligro. El desmán necesita un entorno con el agua limpia, sin contaminación, para poder sobrevivir. Es una reliquia del pasado que debemos ser capaces de conservar.

12 comentarios:

  1. Maravilloso!!!Es dificilisimo hacerle fotos a este pequeñajo...es muy escurridizo.Muy buen post.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario y seguir el blog. Un saludo.

      Eliminar
  2. impresionante entrada, y enigmático animal que nunca he visto. A ver si algún día tengo suerte y lo veo por Sanabria.

    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es tremendamente difícil verlo. Yo lo he visto por pura casualidad. Gracias por el comentario. Un saludo.

      Eliminar
  3. Enhorabuena Jose, el desman es una verdadera pasada. La pena que se encuentra relegado a unas pocos zonas todavía con una buena calidad ambiental, que ya cada vez son menos en Ibéria. La verdad que ver a un bicho de estos no es nada fácil. Gracias por compartir estos raticos con nosotros.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Abel. Este extraño animal es una reliquia espectacular y muy complicada de observar. Un saludo.

      Eliminar
  4. Ese curioso mamífero no deja indiferente a nadie. Para algunos puede resultar desagradable su aspecto, por su parecido a la rata, si bien a otros nos llama la atención esa 'mezcla explosiva' que físicamente le caracteriza. Lo cierto es que sólo unos pocos podéis alardear de haberle visto al natural y no en foto o documental como nos sucede a la mayoría.
    Una estupeda crónica con es habitual. Muchas gracias, amigo Jose.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un animal tan raro que gusta. Verlo es un privilegio igual que tener fieles seguidores como vosotros. Muchas gracias.

      Eliminar
  5. En una ocasión creí ver uno en las cercanías del lago de Sanabria. No he visto en mi vida un animal tan raro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una animal muy extraño pero espectacular y atrayente. En la zona de Sanabria tenemos la suerte de que todavía se puede ver. Es un privilegio que debemos de aprovechar, cuidar y respetar. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  6. Siempre es una suerte encontrarse con el "topo de río" como lo llaman por mi zona.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario que me ha permitido descubrir tu blog, un gran hallazgo. Gracias y un saludo.

      Eliminar