martes, 4 de diciembre de 2012

Un collar. Una historia. Un desplazamiento.
Esta temporada de gansos en Villafáfila está siendo, para mi, muy prolífica en la observación de gansos con collar. El pasado fin de semana fui a las lagunas con mi amigo Ernesto Hernández y pudimos ver un total de seis gansos con collar de los cuales solamente pudimos leer enteros cuatro de ellos. Tras comunicar en la casa del parque las observaciones a Javier; su compañero José Miguel San Román, al cual agradezco su rápida tramitación, nos hizo llegar los historiales de los cuatro gansos con resultados variados y sorprendentes.
Grupo de gansos delante de la Laguna de Barillos.
Me gusta buscar estos gansos. Ver su historial, su ruta, saber por donde han venido, cuanta gente los ha visto, que observaciones hay en España o cuantos años tiene. Toda esta información se puede deducir viendo su historial.
Como comentaba en una entrada anterior una anilla es como si fuera el DNI del ave que la lleva. Esa anilla llevará un número y un remite nacional que servirá para saber todos los datos de esa ave. Pero no solamente es importante anillar al ave sino que es tan importante o más, intentar seguir sus evoluciones, es decir, saber a dónde va, qué distancia recorre, cuáles son sus rutas y eso se hace mediante la comunicación de todos aquellos que la ven en un lugar, leen la anilla y lo comunican. Con la documentación de esos avistamientos se pueden saber sus rutas migratorias, su longevidad o sus desplazamientos.
Todos los gansos están anillados con una anilla metálica en la pata y algunos de ellos, alrededor del 10%, se les pone un collar que permite su lectura de una manera más sencilla y a distancia.
Y son estos collares, que me gusta buscar, algunos de los cuales leímos el pasado sábado. Todos los gansos que vimos tenían collar azul oscuro con lo cual provenían de Noruega, Dinamarca o Suecia.
El primero de ellos tenía como código: Luf. Este ganso común resultó, para nuestra sorpresa, que era la primera observación que se hacía de este ejemplar en España. Fue anillado en Noruega el 16 de Julio de 2010 y se ha visto en Noruega, Dinamarca, Holanda y España. Un total de 8 veces.
Ganso con el collar Nnj en el centro, de espaldas y con la cabeza levantada.
El segundo era el Nnj y tenía la friolera de once años y medio. Había sido anillado el 12 de Julio de 2001 en Noruega. Es el segundo ganso más viejo de todos los que he visto. El que tiene ese record lo pude observar el año pasado, también fue anillado en Noruega y tenía casi trece años, era el Tvs. El de este año es un ganso muy observado ya que tiene un total de 54 avistamientos en cuatro países diferentes (Noruega, Dinamarca, Holanda y España). En España ha sido visto en Villafáfila (8 veces) y en Extremadura (2).
Ganso con el collar Tvp en el centro. La siguiente imagen está
más ampliada, perdiendo calidad, pero significativa de este ganso.
El tercer ganso con collar es el Tvp ganso anillado en Dinamarca, sin fecha de anillamiento pero que se puede deducir, por su primera observación, que fue anillado en el 2007. Este ganso ha sido visto 31 veces en cuatro países diferentes: Dinamarca, Holanda, Bélgica y España. En España ha sido visto siempre en Villafáfila (7 veces).
A este ganso se le ve perfectamente la letra U del collar.
En la siguiente imagen se aprecian F - A.
El cuarto tenía el collar marcado con el código Ufa. Otro ganso anillado en Noruega el 16 de Julio de 2010 también visto en Noruega, Dinamarca, Holanda y España, donde se ha observado en Villafáfila y en Torremormojón (Palencia). En total se le ha visto diez veces.
Estos son los datos pero si vamos un poco más allá podemos ver cual ha sido la ruta migratoria de los cuatro gansos. Tanto los tres anillados en Noruega como el anillado en Dinamarca han seguido el mismo recorrido. Evidentemente, el de Dinamarca, desde más cerca.
Recorrido de los gansos.
Este recorrido, en su máxima longitud, es de unos 3.000 kilómetros. Una enorme distancia que los gansos recorren, dos veces, todos los años. Pero, ¿por qué lo hacen? ¿por qué recorren estas distancias con los peligros que conlleva? La razón fundamental es porque en su lugar de nacimiento las inclemencias del tiempo les hace disminuir los recursos alimenticios, es decir, las bajadas de las temperaturas y las precipitaciones disminuyen drásticamente la disponibilidad de alimento con lo cual deberán desplazarse en busca de un clima más benévolo que produzca los recursos que necesitan para sobrevivir hasta la siguiente primavera en la que se desplazarán de nuevo hasta sus zonas de origen para así poder criar.
Algo que desde pequeño me llamó la atención era como se orientaban las aves en sus migraciones pero esto será el tema de otra entrada.

2 comentarios:

  1. Como nos tienes habituados Jose, leemos con avidez tu crónica, descubriendo y asimilando los conocimientos que compartes con los más profanos en estos temas, como nosotros.
    Así pues, cuando observemos este año algunos gansos con collar además de comunicarlo, vamos a solicitar ese historial que nos permita conocer la vida y milagros de su portador.
    Un saludo de ojolince y sra. que quedamos pendientes de la siguiente crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los gansos con collar son muy especiales para mi. Gracias por vuestro comentario y seguir el blog. Un saludo.

      Eliminar