martes, 25 de junio de 2013

La nutria. Un animal muy curioso y territorial.
En este complicado mes de trabajo me he dado cuenta que entre las 154 entradas que he publicado en la vida de este blog no había ninguna dedicada a la nutria, aunque sí he hablado en algunas ocasiones de ella; por lo tanto creo que ya es hora de contar alguno de mis encuentros con este inteligente y  curioso animal.
Una asignatura pendiente que tengo con este animal tan bello es el poder hacerle unas buenas fotografías y quiero agradecer enormemente a Hipólito Hernández "Poli", gran amante y conocedor de la naturaleza, prestarme algunas de sus magníficas fotos para poder ilustrar convenientemente esta primera entrada, que no será la última, relativa a la nutria.
El primer recuerdo que tengo de una nutria es una imagen de mi infancia cuando, en un programa del gran Félix Rodríguez de la Fuente, una nutria agarró a un cervatillo y lo sumergió en el agua. Mi espanto, fascinación e intriga fueron tremendos. ¿Cómo podía hacer eso si no era una de sus presas? Cuando el cervatillo estaba casi inconsciente y parecía que su destino estaba marcado, lo soltó. Una de las explicaciones que dio Félix me dejó perplejo. Quizás estaba jugando con él. (pinchar aquí si queréis ver el capítulo en el que sale esta secuencia).
Desde entonces he visto en el río muchas nutrías y he podido comprobar la curiosidad innata que tiene este animal ante algo que le atraiga especialmente o por el cual sienta un cierto interés. Así lo comprobamos una tarde de febrero en el río Tera a su paso por Puebla de Sanabria. 
Sabíamos que en la zona se estaban viendo tres nutrias con cierta asiduidad, la pareja y una cría del año anterior. Isa, Ernesto y yo las estuvimos buscando en los lugares que se podían ver pero nada de nada, con lo cual, al anochecer, con muy poca luz, nos volvíamos hablando de que no habíamos tenido suerte a la hora de encontrarlas. De repente, mi amigo Ernesto dijo: ”Mírala. Está ahí”. A lo cual le contesté: “Si. Hombre. Si”. Ya que llevábamos toda la tarde picándonos unos a otros. “Qué si. Ahí está”. Me volvió a decir. Le hicimos caso y miramos. Era cierto. Allí estaba. En el pico de la isla, restregándose contra una de las rocas de la orilla. Se estaba aseando. Comenzaba su recorrido nocturno. 
Las nutrías suelen desperezarse al anochecer y tras limpiarse convenientemente comienzan su rutina en la que irán río arriba al anochecer y bajarán río abajo al amanecer. Se introdujo en el agua con una enorme suavidad, casi sin salpicar, como si fuera un buzo perfectamente entrenado. La vimos ir nadando hacia la otra orilla del río. Elegante. Entrando y saliendo del agua con una enorme maestría hasta que se sumergió.
Las nutrias son capaces de aguantar hasta tres minutos bajo el agua donde se manejan con enorme soltura gracias a sus características para moverse en un elemento en el que su cuerpo alargado, pelo impermeable, membrana interdigital o su larga cola que utiliza como timón y propulsor son elementos que la hacen una verdadera experta a la hora de nadar y bucear pero tienen un elemento muy útil y necesario que juega un papel fundamental en su vida, las vibrisas faciales.
Estos largos pelos rígidos son receptores táctiles que le proporcionan información constante del entorno. Calcular distancias, percibir corrientes, captar diferencias de temperatura o detectar movimiento son algunas de las utilidades de estos largos pelos que le son enormemente útiles junto con la vista dentro del agua, dado que el oído y el olfato solamente los utiliza fuera del agua.
Nos quedamos en la orilla esperando a ver si volvía a aparecer o éramos capaces de ver que hacía, cuando, ante nuestro asombro absoluto, sacó la cabeza fuera del agua a nuestro lado y nos miró con curiosidad. Nos quedamos perplejos. Estaba a menos de dos metros y nos observaba con esos ojos grandes y vivos con los que ve perfectamente dentro del agua. Había venido a ver qué éramos o qué hacíamos allí. Había sentido curiosidad por nosotros. Nos miró unos pocos segundos como sopesándonos, como evaluando nuestra presencia allí. Intrigada. Tras mitigar su curiosidad se sumergió y dirigió río arriba donde comenzaba su ronda nocturna, no sin antes volver a mirarnos desde un poco más lejos.
En otra ocasión, también en el río Tera, aguas arriba de Puebla de Sanabria, en un veraniego paseo en piragua, un ruido llamó nuestra atención. Para nuestro asombro, en la orilla, vimos como un animal caía por la ladera de la margen derecha del río. Al principio no conseguimos ver lo que era ya que se perdió en el agua. Sólo pudimos oir el chapoteo y ver algo caer al agua. Parecía una nutria. A los pocos minutos volvimos a escuchar el mismo ruido, pero ahora ya estábamos alerta y pudimos comprobar como una nutría se deslizaba por la orilla empinada como si fuese un tobogán por el que un niño se lanza emocionado en cualquier parque de nuestras ciudades. Pareciera que estaba jugando a deslizarse por la pendiente. Era increíble. La vimos una vez más hacer lo mismo hasta que nos acercamos demasiado y desapareció.
Otra explicación que daba Félix Rodríguez de la Fuente a la escena del cervatillo y la nutria era que  quizás quisiera darle una lección al pequeño cervatillo por haber pasado por su charca. Estaba marcando su territorio. Las nutrias aparte de ser curiosas son muy territoriales ya que no permiten nunca que ningún otro animal pueda cazar en su territorio, así tendrá controlados, por ejemplo, a los visones americanos a los que expulsará de su zona de caza. 
Esta fotografía y la anterior están tomadas en el río Duero, cerca de Almaraz.
Nutria en el río Duero a su paso por Zamora ciudad.
La nutria se considera que solamente vive en aguas cristalinas y limpias, aguas de ríos de montaña; nada más lejos de la realidad ya que también vive en aguas oscuras, de color chocolate como pueden ser las aguas del río Duero donde las he visto en varios puntos, incluida Zamora ciudad. La nutria vivirá donde tenga tranquilidad, alimento y escondrijo y si eso lo encuentra en un río como el Duero, vivirá allí sin problemas aunque se considere que no lo pueda hacer.
La nutria es un animal que me llama mucho la atención y, en algún momento, espero poder hacerle algunas fotografías dignas aunque las experiencias vividas en su presencia siempre permanecerán en mi memoria y son más importantes que una simple fotografía.

12 comentarios:

  1. Interesante entrada sobre un animal muy especial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Observar nutrias siempre es una alegría. Y como bien dices, es una especie que a mi también me llama mucho la atención. Aunque simplemente sea el meterse o salir del agua sin provocar ni la mas mínima salpicadura... Cualquier cosa!
    Suerte en futuros encuentros y disfrútalos!
    Un saludo. Pablo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pablo. Creo que compartimos el interés por este bello animal. Tus entradas sobre la nutria son excelentes. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Por supuesto, las experiencias siempre son más importantes que la fotografía, pues ese recuerdo se graba en nuestro 'disco duro' de tal forma que podemos, como tú has hecho en esta crónica, describirlo como si acabásemos de tener la vivencia, con soltura, emoción y todo lujo de detalles.
    Estupendos estos recuerdos, José.
    Esperamos que nos sigas relatando otras vivencias de tus avistamientos de nutrias y demás.
    Un saludo de 'ojolince y sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los recuerdos de las nutrias son siempre especiales y espero seguir contando algunos de ellos. Muchas gracias por vuestro comentario y un enorme saludo.

      Eliminar
  4. Buena entrada Pepe, nosotros conocemos el caso de una nutria que remonta el arroyo Sariñana (cerca de Peleagonzalo) hasta una laguna artificial con mucho cangrejo y nuestra un desparpajo fuera de lo normal. Es un animal precioso.
    Un saludo
    Abel

    ResponderEliminar
  5. No cabe duda que la Nutria es un animal con encanto.
    Este año mi hijo Iker y yo pudimos disfrutar un ejemplar muy muy cerca en una laguna de León.
    Interesante entrada.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Un animal muy curioso, pero también complicado de ver.

    http://www.callerural.com

    ResponderEliminar
  7. Hola a todos. Disculpad que no os haya contestado antes pero es que estoy en un campamento y hasta que no ha terminado el primer turno no he podido hacerlo. Agradezco enormemente vuestros comentarios y experiencias, creo que la nutria es una animal atrayente y que engancha. Gracias a todos.

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes,
    Soy de Zamora y practico como otra mucha gente en la ciudad Piragüismo.
    Llevo muuuuchos años "surcando" las aguas del Duero por Zamora capital y tengo que decir que nunca he visto una nutria.
    Alguna vez he visto un visón, pero una nutria nunca...
    Se que hace años era muy común el avistamiento de nutrias, incluso el logo de un club de piragüismo era una nutria (Club Piragüismo Zamora)

    ¿Puedes indicarme a que altura viste la nutria? ¿seguro que era una nutria y no un visón?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. La nutria de la fotografía estaba por debajo de Olivares. También las he visto en la desembocadura del Valderaduey, entre el puente de hierro y de piedra y la zuda de las aceñas de Gijón. Esta semana, al anochecer, se ha visto en las aceñas de Olivares.
      No es fácil verlas. Hay que fijarse al anochecer y al amanecer, es el mejor momento aunque también hay épocas del año mejores para verla. También he visto visón americano en varios puntos el último en las pilastras del puente nuevo. Gracias por tu comentario y un saludo.

      Eliminar