jueves, 27 de agosto de 2015

Se toma por cierto pero...
Muchas veces cuando se dice mucho una frase, un término o una afirmación, se toma como cierta, como un dogma que no puede ser cambiado, como algo inmutable que siempre ha sido así y lo será; esto pasa con mucha frecuencia en el mundo de la naturaleza, se dicen cosas que no son ciertas y se toman por buenas y, si además, las dice alguien que parece entendido o se leen en libros, la certeza se considera absoluta. Pero nada más lejos de la realidad ya que en el campo las cosas no son ni blancas, ni negras, casi siempre son grises.
Por ejemplo, todos hemos escuchado que “las puntas de las cuernas de los ciervos indican los años del animal y que cada año tiene una punta más”, sin embargo, no es cierto. Mucha gente lo dice, lo piensa y se lo cree; o sea ¿si un ciervo tiene veinte puntas es que tiene veinte años? No es así. El tamaño, el grosor y las puntas de las cuernas de un ciervo dependen fundamentalmente de la genética y de la alimentación de cada año; un mismo ciervo puede tener un año una cornamenta extraordinaria y al año siguiente no ser tan buena.
También hemos oído que “los buitres no vuelan hasta que calienta y puedan coger una térmica”. He visto volar buitres a muy tempranas horas del día, sin luz del sol y con un gran frío; buitres que si siguiéramos ese dictado no podrían volar en muchos momentos del año, buitres que se morirían de hambre si esperasen a que se produjeran las corrientes de aire caliente necesarias para así poder elevarse, aún así, prefieren volar con las térmicas.
Quién no ha oído decir: “las nutrias solamente viven en ríos de aguas cristalinas y transparentes; son bioindicadoras de la pureza de las aguas”; las nutrias pueden vivir también en aguas oscuras o de color chocolate como son las del río Duero o el Esla, verdaderamente, lo único que necesitan es alimento, resguardo y tranquilidad, si estas necesidades están cubiertas en un río de aguas turbias, vivirán en él sin ningún problema.
Lo mismo sucede con el martín pescador que también hemos oído una y mil veces: “vive en aguas poco profundas y cristalinas”; tampoco es así, esta bella ave también puede vivir en ríos turbios como le sucede a él y sus vecinas las nutrias que viven en el río Duero a su paso por Zamora ciudad.
“Los lobos siempre crían en el mismo sitio”. Los lobos, dentro de su territorio, no siempre crían en la misma zona. Un grupo de lobos puede criar un año en un punto determinado y al año siguiente cambiar la ubicación del nacimiento de la siguiente camada dependiendo de factores como la disponibilidad del agua, la comida, el resguardo o el nivel de seguridad que ellos detecten en relación al hombre.
En la naturaleza la inmensa mayoría de las veces no se puede decir tajantemente algo porque casi siempre hay excepciones o matices, no se puede decir: “los animales solamente se ven al amanecer y al anochecer” porque sería algo completamente incierto; lo primero, dependerá de la época del año en la que estemos, no es lo mismo los calores de julio o agosto en los que se moverán menos a partir de ciertas horas, con lo cual, la probabilidad de verlos va disminuyendo progresivamente, que las temperaturas de otoño o invierno en las que las probabilidades de verlos en las horas centrales del día crecen; aun así, no quiere decir, que no puedas encontrarte un lobo, un ciervo o un jabalí en verano a las doce de la mañana o las cuatro de la tarde como me ha sucedido en varias ocasiones.
También dependerá de la presión humana, es decir, en un territorio menos humanizado el animal se moverá hasta más tarde, independientemente de la época del año, por el contrario, en un territorio humanizado, en cuanto salga el sol, el animal desaparecerá como por arte de magia sin tener en cuenta el calor o el frío, el hombre condiciona sus movimientos. Siempre hay que hablar de probabilidades no de certezas absolutas.
Estas frases son un ejemplo de algo que se toma por cierto y que hay que tomarlo con muchos matices, de algo que ha permanecido como verdadero e inmutable y realmente no es así ya que las excepciones, probabilidades e incertidumbres son lo más normal y natural en la vida de cualquier animal.

2 comentarios:

  1. Menuda fotaca la del lobo, palabras mayores. Me ha gustado mucho el reportaje, un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Germán. Muchas gracias. Si te ha gustado esta foto te recomiendo que leas esta entrada antigua. Un saludo y espero que te guste.
      http://depaseoporlanaturaleza.blogspot.com.es/2015/03/el-lobo-al-amanecer.html

      Eliminar