viernes, 18 de agosto de 2017

Gaviota de Audouin en el Lago de Sanabria.
El pasado 22 de julio Hipólito Hernández, amigo y excelente fotógrafo así como gran amante y conocedor de la naturaleza, descubrió dos gaviotas de Audouin en el Lago de Sanabria (Zamora), una de ellas llevaba enganchado un sedal de más de 5 metros; a este ejemplar no se le volvió a ver, supongo que se enredaría en cualquier árbol y moriría. La otra ha estado durante las siguientes semanas en este lugar tan querido para mí.
Gaviota con el sedal enganchado.
Gracias Poli por prestármela para esta entrada.
En esos días se produjeron varios avistamientos de esta especie de gaviota en el noroeste peninsular, algo poco usual ya que es propia del mediterráneo, siendo la población española la más importante a nivel mundial.
La gaviota de Audouin está catalogada de “interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y como vulnerable en el Libro Rojo de las aves de España. Dos días después de que la descubriera Poli me acerqué a ver si la encontraba. Nada más llegar la localicé descansando en una roca. Era una situación extraña ya que a esta estilizada gaviota la había podido ver en el Parque Nacional de Doñana pero no aquí, en mi provincia, en el Lago de Sanabria donde he pasado tanto tiempo.
La gaviota esperaba. Esperaba su momento, el momento en el que los bañistas fueran desapareciendo de las playas para poder comer, para hacer un exhaustivo recorrido en busca de cualquier desperdicio que pudiera haber quedado en la arena.
Según anochecía y la playa se iba quedando desierta, la gaviota se acercaba más, hasta bajar a la arena y moverse picoteando todos los restos que encontraba. En una de esas ocasiones pude observar como encontró un gran trozo de pan que intentó comer entero. El trozo era demasiado grande y duro por lo que, tras una serie de intentos fallidos, decidió cambiar de estrategia y se fue hasta la orilla del lago donde metió el pico en el agua, mojó el pan, y se lo comió tranquilamente. 
Esta curiosa operación se la vi hacer en varias ocasiones ante la curiosa mirada de algunos que no salían de su asombro al ver una gaviota aquí y, parsimonia de otros, que no se percataban de su presencia.
El último día que se vio fue el día 3 de agosto, doce días después de su primera observación, días en los que fui a verla en varias ocasiones y que siempre aparecía al anochecer para rebuscar en las playas. 

4 comentarios:

  1. Hola José,
    como bien sabes, yo no tuve tanta suerte como tú, y se me escapó. Una lástima porque este era el año con ese influx tan potente en el interior. Aquí en León se vieron 2 ejemplares, primera cita para León.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Alberto. Esos dias fueron muy buenos. La pena fue la segunda gaviota que desaparecio. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Que bonita série de fotografias!!! Uma ave muito linda e fotogênica!
    Há que se estar atento e ter paciência para avistar exemplares belos e usufruir de sua presença... bom trabalho! Grata pela partilha! ;)
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Ha sido muy especial para mi verla aquí, en el Lago de Sanabria. Un saludo.

      Eliminar