Páginas

lunes, 8 de junio de 2020

Gaviota enana en Villafáfila.

El pasado lunes, día 1 de junio, Alfonso Rodrigo y Manuel Rodríguez descubrieron en las Lagunas de Villafáfila una gaviota enana de 2º año de calendario y dos charrancitos. Al día siguiente, al amanecer, ya me encontraba en la reserva con la esperanza de poder ver alguno de ellos.
El primer objetivo era la gaviota enana ya que era la que tenía más posibilidades de continuar en el lugar. En mi primera visita al punto en el que se había visto no la pude localizar así es que me fui hasta la Salina Grande por si se encontraba en esa zona. No la localicé pero en cambio pude ver uno de los charrancitos que volaba rápido y ágil sobre la fina lámina de agua de la salina.
Pasados unos minutos Juanjo González (al que agradezco enormemente sus fotos para ilustrar esta entrada) llegó al punto en el que se había visto a la gaviota enana el día anterior y, según me dirigía hacia allí, apareció la tan deseada gaviota.
La gaviota enana es la gaviota más pequeña. Es un ave rechoncha, de pico negro y corto, con una mancha sobre el oído (los no reproductivos) y una especie de gorra negra en la cabeza. Allí estaba: alimentándose de los insectos que había sobre la lámina de agua.
Es una gaviota que cría en centro Europa (Polonia, Rumanía, Ucrania, Países Bajos) además de la zona que va desde Escandinavia y el Báltico hasta el este de Siberia. Su zona de invernada en España se centra en el delta del Ebro, del Llobregat y la albufera de Valencia. De forma muy escasa y esporádica aparece en el interior de la península en sus pasos migratorios y es aquí: La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila, uno de los principales puntos en los que aparece esporádicamente.
Continuaba alimentándose sin parar. De vez en cuando levantaba el vuelo y con una agilidad y rapidez sorprendentes atrapaba más insectos en el aire para bajar nuevamente a la pequeña laguna para seguir recogiendo alimento de la superficie del agua.
El 10 de marzo de 2017 Alfonso Rodrigo y José Miguel San Román disfrutaron de la observación del mayor número de ejemplares de esta especie en las Lagunas de Villafáfila: 4 ejemplares (3 adultos y 1 de 2º año) (Si pincháis aquí podéis entrar en el gran blog el pernil y recordar ese fantástico momento).
La gaviota enana hace honor a su nombre. Es muy pequeña. Su comparación con una cigüeñuela no deja lugar a dudas de su tamaño. La cigüeñuela era un Gulliver y la gaviota enana casi un liliputiense.
Pasado un tiempo de continuo movimiento para alimentarse, se levantó y con un vuelo rápido se dirigió hasta un punto de la Salina Grande fuera del alcance de nuestra vista. La habíamos podido disfrutar a una magnífica distancia, dadas las enormes distancias que se manejan en las lagunas. 
Esta fotografía está tomada el día 9-6-20. Nueve días después
de su descubrimiento la gaviota enana sigue en las lagunas,
algo verdaderamente inusual.
Ese día fue mi primera salida después de dos meses y medio sin poder movernos por la terrible pandemia que estamos viviendo. Recorrí las lagunas que están espléndidas después de una lluviosa primavera pero, eso será otra historia.

2 comentarios:

  1. Que buena cita para la altura del año en la que estamos, enhorabuena Jose. Un abrazo desde La Tierruca.

    ResponderEliminar