domingo, 1 de abril de 2012

El lobo. Imposible ponerse de acuerdo.
Es una verdadera lástima pero que creo que sobre el tema del lobo, actualmente, es imposible ponerse de acuerdo entre administración, ganaderos y proteccionistas.
Hace unos días, según volvía de trabajar, estaba escuchando la radio y lo que oí me dejó perplejo. Eran las declaraciones de un ganadero que hablaba de que en China, unos lobos, habían atacado a varios niños y decía que eso sucedería en España sí seguíamos protegiendo al lobo y no al ganadero. Me dejó impactado. Indignado y triste. ¿Cómo es posible que lleguemos a tales extremos en los que se condena socialmente al lobo como comedor de niños en pleno siglo XXI? Y no solamente esto, sino que últimamente se están prodigando en los medios de comunicación, ya sea prensa escrita, radio o televisión, declaraciones como: “El lobo es un animal asesino y los asesinos están en la cárcel”. “El lobo es un animal que mata, aunque no tenga hambre, y es errante, por lo que no se puede sujetar”. “El mejor lobo es un lobo muerto”. “El lobo y  la ganadería son incompatibles”. ”En el futuro, el ganadero, será la especie en extinción”. “Donde hay ganadería extensiva, no puede haber lobos” o lemas como: “Ganado+lobo=ruina”. “Si la sociedad quiere lobo, que lo pague”.
Si partimos de estas declaraciones y que la Junta de Castilla y León quiere declarar al lobo especie cinegética al sur del Duero (menos mal que de momento Europa lo ha prohibido) y que debería de pagar las ovejas muertas en tiempo y forma, el acuerdo, es imposible.
1. ¿Cuantos ataques hay de los lobos a la ganadería? Aunque parezca increíble aquí tampoco se ponen de acuerdo. En Castilla y León en 2011 las cifras que se dan son discordantes: UPA y COAG  dicen que 2.315. ASAJA que 1.800 y la Junta de Castilla y León 611. ¿Cómo se contabilizan? ¿Quién debe contabilizarlos? ¿Cómo puede haber 1.704 ataques de diferencia según cuenten unos o cuenten otros? ¿No se estarán engordando o disminuyendo las cifras de ataques en algunos casos, según convenga? Algo no cuadra.
2.¿Cuántos animales muertos han provocado los lobos en la ganadería? Otra vez números que no cuadran. En 2011, UPA y COAG  dicen que 5.950. ASAJA habla de 4.500 y la Junta de Castilla y León 1.900. Son 4.050 animales muertos de diferencia entre unos y otros. Otra vez datos sorprendentes. ¿Quién tiene razón? Seguramente ninguno. ¿Por qué se dan cifras tan diferentes? Evidentemente por los intereses económicos. Unos quieren cobrar todo lo que se muere y otros quieren pagar cuanto menos mejor y eso, si lo pagan. Seamos un poco justos y coherentes.
3.¿Cuántos daños económicos suponen los ataques de los lobos a la ganadería? Están entre 1,5 millones de euros y 2 millones. Esto supone una incidencia económica al conjunto de la ganadería entre un 0,01 y un 0,05 %. Si es tan mínima su influencia, ¿por qué se le da tanto bombo?, ¿Por qué se le acusa de todo al lobo? Sí. Hay ataques. Eso es innegable pero, ¿suponen tantos daños como se dice?, ¿supone tantísimo dinero como se quiere hacer creer? Si comparáramos la mortandad de animales de la cabaña ganadera por cualquier enfermedad y la causada por los lobos, ¿qué pasaría?
4.¿Hay muchos o pocos lobos? Otra controversia. Los ganaderos consideran que hay un número excesivo de lobos pero como decía en una entrada anterior, la Junta de Castilla y León considera que actualmente hay 126 manadas seguras y 66 probables en nuestra comunidad, con una tendencia de estabilidad. A esas manadas de lobos habría que añadir los lobos errantes (jóvenes o viejos), por lo tanto nos encontraríamos con cerca de 2.000 lobos en la comunidad. Si se matan 139 lobos (cupo estipulando para la temporada 2011-12) se está matando un lobo de cada manada segura y, aproximadamente, uno de cada tres de las manadas probables, con lo que si consideramos que una manada la forman unos 7 lobos tendríamos unos 1.344 en total y si se matan 139 son entre un 10% y un 11% de lobos cazados en una temporada del total de animales, con respecto a las manadas.  ¿Es mucho o poco? Depende de a quién se le pregunte. Para mí es demasiado, ya que a esos lobos cazados hay que añadirles los eliminados furtivamente, atropellados o de muerte natural. En definitiva, ¿son muchos o pocos unos 2.000 lobos?
5.¿Por qué el ganadero no se acostumbra a la presencia del lobo? La respuesta es sencilla porque, donde había lobos, desaparecieron hace años y ahora que están volviendo, se han acostumbrado a vivir sin ellos, con lo cual, deberán volver a usos tradicionales como defensa con mastines y cercados, además de pastores eléctricos. El ganadero debe de acostumbrarse a convivir con el lobo;  por cierto los rebaños peor protegidos son, en general, los más atacados y, curiosamente, donde menos ataques hay es donde más lobos hay, en la Sierra de la Culebra; ya sé qué alguno me dirá que hay menos ganaderos, cierto, pero a esos ganaderos ¿Cuánto les atacan?, mucho menos que a otros ya que tienen mastines y están acostumbrados a la presencia del lobo y conviven con él. Comprendo a aquellos ganaderos legales que pierden sus ovejas y la junta no les paga pero, disiento de aquellos que olvidan encerrarlas, dejan a las más viejas solas o dicen que ha sido el lobo cuando han sido perros y acusan al lobo de haberlas atacado. Seamos serios. Unos que digan la verdad y otros que paguen.
6.¿Cuántas especies con unos dudosos 2.000 ejemplares se pueden cazar? Seguramente ninguna excepto el lobo y ahora se quiere declarar también especie cinegética al sur del Duero.
7.¿Solamente los ganaderos tienen al lobo como problema? ¿Los ataques del lobo son los únicos causantes de la posible quiebra de un ganadero? Seguramente no, pero si la administración pagara los daños y el lucro cesante en tiempo y forma, seguramente no habría tanta picaresca por meter ataques donde no los hay y no habría tantas protestas.
En definitiva, el problema del lobo es, simple y llanamente, un problema de dinero. Unos porque quieren recuperar el dinero de sus ovejas muertas, seamos francos ¿solamente las matadas por ataques de lobos? No. Se intentan colar como ataques muchas más. Y otros porque no quieren pagar en tiempo y forma, más el lucro cesante, lo causado por el lobo. Es decir, dinero y mentalidad.
El lobo debería de ser un bien rentable o el inicio de un despegue económico, el revitalizador de la economía y vida para determinadas zonas de nuestra provincia y comunidad y no una fuente constante de conflictos que por la cerrazón de unos y otros tiene muy mala solución.
“Este animal tiene que convivir siempre con el hombre y hay que conjugar políticas medioambientales que favorezcan la integración del lobo en su hábitat y los intereses de los ganaderos, sin perder nunca la perspectiva”. Estas declaraciones hechas por Juan Manuel de la Torre, presidente nacional de ASCEL (Asociación para la Conservación y el Estudio del Lobo Ibérico), sí me parecen unas declaraciones coherentes y responsables. Intentemos esa integración y no busquemos, como diría mi abuela, duros a cuatro pesetas. Hagamos que haya políticas de apoyo al ganadero y al lobo, a los dos, ya que no son excluyentes y deben convivir. Todos ganarán y ganaremos.
(Todos los datos y declaraciones de esta entrada son reales y están sacados de diferentes informes, notas de prensa o artículos)

7 comentarios:

  1. Yo con el lobo tengo algunos problemas. No entiendo por qué en algunas zonas no se muere ningún animal, todo lo que se muere lo mata el lobo. En este sentido la Administración debería ser coherente, pagar rápidamente los daños, y denunciar pública y legalmente los intentos de fraude. No entiendo la reticencia de los ganaderos en pagar un seguro, la mayoría lo pagamos de la casa, del coche, del negocio.
    Comparto muchos de tus planteamientos. Gracias por tus reflexiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. El lobo es un tema muy complicado y en algunos casos dificil de comprender sobre todo para los que nos gusta este animal tan especial e impactante. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Buena entrada, muy buen resumen de la situación. Suscribo todo lo que dices, especialmente el punto 5, y las palabras de de la Torre; en ellas está la clave, a mi parecer. Yo soy firme defensora del lobo, y bueno, de todas las especies animales. Vaya, me considero ecologista, palabra a menudo usada, en temas como el del lobo, prácticamente como un insulto. Se puede amar y valorar la naturaleza y no por ello ser radical. Si realmente se quiere arreglar el problema hay que acercar posturas. Hay que ceder. No puede ser todo para unos y nada para los otros. "Es que el lobo ahora está donde nunca lo hubo". Mire, no, perdone, antes de que nuestros abuelos se los cargaran sí que los había. ¿2000 lobos? A mí me parecen pocos. ¿Caraduras? Demasiados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que para llegar a un acuerdo deberían de ceder todas las partes pero ahí está el problema. Sus posturas las consideran únicas, verdaderas y muchas veces inamovibles.Hasta que no se consigan cesiones no habrá acercamiento. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con tus reflexiones. Menos mal que es un animal inteligente y oportunista, y a pesar de estar siempre en el disparadero, sobrevive no sin esfuerzo.
    Está claro que es utilizado por el lobby ganadero para llamar la atención sobre un sector por desgracia en crisis. Ojalá realmente el problema de los ganaderos fuese sólo el lobo.
    Un saludo.
    Antonio Córdoba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Antonio. El lobo es un superviviente nato después de la presión a la que ha sido sometido durante siglos y como bien dices, que el problema de los ganaderos fuese solamente el lobo. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Supongo que esto solo puede arreglarse cuando las partes en conflicto se sienten todas con una buena disposición a dialogar. Sí me gustaría llamr la atención sobre un hecho relacionado con el tema y es que no siempre son los lobos los que atacan al ganado. Así se recoge en un estudio de un investigador del CSIC. Os dejo en enlace de una noticia relacionada con éste...
    http://www.publico.es/ciencias/333808/lobos-inocentes-y-condenados-a-muerte

    ResponderEliminar