domingo, 29 de abril de 2012

Ver al lobo. Cuestión de suerte.
Muchas veces ver un lobo es cuestión de suerte, aunque esa suerte puedes buscarla mínimamente, es decir, tendrás más probabilidades de verlo si sabes en la zona por la que se mueve. Aún así pueden estar varias personas en un mismo lugar, que pase el lobo y no lo vean todos, lo vean unos sí y otros no. Eso sucede con cierta frecuencia.
El lobo es un animal muy inteligente y un experto en pasar desapercibido, además de ser una animal eminentemente nocturno, aunque eso no impide que  pueda aparecer a las cinco de la tarde o a la una del mediodía pero, lo normal, es que se mueva desde el anochecer hasta el amanecer.
Puedes pasar a su lado y no enterarte de que está ahí. O puedes estar esperándolo, porque sabes que está o que tiene pasar, y no verlo, aunque haya pasado delante de tus narices y no lo has visto. Voy a contaros tres momentos en los que nos sucedió algo parecido.
Está ahí y no lo ves. Pasas a su lado y no lo ves.
Sabíamos que en la zona había una loba. Sabíamos dónde estaba y también que el único sitio para verla en condiciones era un claro, en medio del robledal; José Luis, Ernesto, Pilar y yo no quitábamos ojo del claro. La tarde empezaba a caer y no aparecía. Nuestras esperanzas se estaban diluyendo a la par que la luz del día hasta que un zorro asomó en el claro. Entró confiado. De derecha a izquierda. Olisqueando y buscando topillos que llevarse a la boca. Todo parecía normal. Cuando llegó al medio se paró en seco, giró y levantó la cabeza, las orejas tiesas y, al segundo, salió corriendo como alma que lleva el diablo. Algo pasaba. Su comportamiento no era normal. Acto seguido apareció un lobo corriendo desde la parte de arriba del claro hacia el zorro que salió de allí a toda velocidad. El lobo cruzó todo el claro corriendo en la dirección por la que el zorro había huido. Fueron unos segundos nada más. Éramos cuatro y Pilar no lo vio. Estaba, en ese momento, colocándose una prenda de abrigo, ya que empezaba a hacer frío. Coincidencia y mala suerte a partes iguales que no acabó ahí, ya que, minutos más tarde, volvió a cruzar el claro en otra dirección y Pilar se lo volvió a perder pues estaba lamentándose de su mala suerte anterior y no estaba mirando por los prismáticos justo cuando pasó de nuevo. Ese día, la pobre Pilar, tuvo razones para lamentarse profundamente y muchas veces me lo recuerda. 
Cruza y no te da tiempo a enfocarlo o no hay luz suficiente o, lo que
es peor, no llevabas la cámara. Pero es un momento inolvidable.
(Sé que la fotografía está desenfocada. Está puesta adrede)
En otra ocasión caminábamos, José Luis, su cuñado y yo, por la sierra. Estábamos preparando una ruta para un grupo. Caminábamos tranquilamente. Hablábamos de las posibilidades de la zona, las huellas que íbamos encontrando y  el camino a seguir. Paramos en una cresta desde la que se divisaban varios valles. Cogimos los prismáticos y miramos a ver si había corzos o ciervos, ya que la zona era muy propicia pero la hora no; eran las once de la mañana. Cada uno nos pusimos a mirar hacia un lado. Uno a la ladera de enfrente. Otro al valle de la izquierda y yo al de la derecha. Me giro y lo hago hacia el lado que no mirábamos. En ese momento. A unos 25 metros, por el camino que acabábamos de venir, cruzó un lobo de derecha a izquierda del camino. Mi sorpresa fue enorme. Acabábamos de pasar por allí no hacía ni cinco minutos y el lobo había esperado a que pasáramos para cruzar él. Me quedé perplejo. Avisé a mis compañeros que rápidamente miraron al sitio indicado. No lo volvimos a ver y eso que cruzó por un descampado y se metió en una zona de brezos y robles jóvenes. Sabíamos que estaba ahí pero no fuimos capaces de volver a verlo. Así es el lobo. Aparece y desaparece como por arte de magia.
También puedes verlos (4 lobos) pero a demasiada distancia para
 la cámara que llevas. Ahí están y el momento lo recordarás siempre.
El último caso fue tremendamente curioso y no fue mala suerte sino sorpresa e incredulidad. Sucedió una tarde de verano. A finales de agosto. Me encontraba con toda mi familia merendando en una finca que tenemos cerca de Zamora. La mesa estaba muy animada y entre tortilla y pimientos me quedé mirando la ladera de enfrente. De los arbustos había salido…¡un lobo! Cruzó toda la ladera tranquilo, sin prisa, mientras todos los que estábamos en la merienda lo mirábamos perplejos, llenos de incredulidad. Éramos siete y lo vimos todos. Hasta mi sobrina de tres años que decía que era un perro y luego le explicamos que lo que había visto era un lobo y a todo el mundo se lo contaba; por cierto, explicarles a los niños, que no todos los lobos son malos, que no son como los que salen en Caperucita, los Tres Cerditos o cualquiera de los cuentos clásicos y que, durante siglos, se les ha acusado y creado muy mala fama de una forma interesada. Antes era en los cuentos donde se pregonaba su mala fama, ahora, en los periódicos con noticias exageradas o amplificadas de una manera excesiva.
El lobo es un animal astuto e inteligente y muy difícil de ver, aunque a veces nos sorprende con encuentros inesperados (como este último que os conté) aunque para verlo hay que echar muchas horas en el campo y muchas desilusiones o frustraciones pero cuando lo ves, siempre es diferente y siempre es una ocasión especial y única aunque sean unos pocos minutos o segundos.

11 comentarios:

  1. Me alegra ver que vives cualquier observación de lobos como si fuera la primera vez, dice mucho de tu admiración hacia esta especie.
    Por cierto, pobre de tu compañera... Debe de ser muy frustrarte que te ocurra una vez, pero dos y seguidas...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que, ese día y los siguientes, Pilar se tiró de los pelos.Cuando ves un lobo, siempre hay que admirarlo. Es una animal especial y te sorprenderá.Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Puede que, como dices, verle sea cuestión de suerte pero, lo que está claro es que si ésta te sonrie en esos términos no hay que desaprovechar la ocasión y disfrutar del encuentro por breve que sea.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca se puede desaprovechar una oportunidad con el lobo ya que no sabes cuando se podrá presentar otra. Un saludo.

      Eliminar
  3. Preciosos aunque la imagen no sea lo mejorcito seguro que estos momentos se quedan marcados... nosotros aún no lo hemos visto, a ver si en un futuro próximo...

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os aseguro que esos momentos quedan marcados aunque sean de muy poco tiempo. Las imágenes no son buenas pero quería ponerlas. La primera por ver la dificultad de encontrarlo. La segunda por la "faena" que sucede a veces de verlo pero no ser capaz de hacer una foto decente y la última porque a veces los ves desde lejos y los ves así. Un saludo y gracias por el comentario y seguir el blog.

      Eliminar
  4. Es cierto que se dan situaciones con el lobo increíbles. Sin ir más lejos, te expongo una anécdota que nos ocurrió hace unos años en la inmediaciones del Mampodre, en las cercanías del puerto de las Señales. Resulta que después de toda una jornada esperando al lobo en un cordal, en una zona en que la jornada anterior habíamos visto abundandes rastros de su presencia, y no sin antes habiéndonos dejado las piernas destrozadas para abrirnos paso entre el matorral del monte (no había un camino claro) cual jabalíes hasta llegar a nuestro oteadero, resulta que el amigo que, ese día, agotado ya por las caminatas que nos habíamos dado en los días precedentes, decidió no acompañarnos y se dedicó a recorrer la zona con el coche entre pueblo y pueblo, resulta que tras pasar un claro y ver unos bultos marroncitos, dio el frenazo correspondiente, metió la marcha atrás, retrocedió unos diez metros… y allí estaban. Tres lindos lobos sesteando tranquilamente en un claro al lado de la carretera y a un par de kilómetros del pueblo. Y no te creas que huyeron despavoridos (y mira que le dan caña en esa zona al lobo, incluida la propia guardería de la reserva), sino que a mi amigo le dio tiempo a coger el móvil y hacerles unas fotos por la ventanilla del coche hasta que decidieron largarse tranquilamente al trote. ¡¡¡Y estoy hablando de las 5 de la tarde aproximadamente!!! Obviamente, a la mañana siguiente, de madrugada, día en que regresábamos, quise probar suerte yendo a ese mismo claro por si fuera una zona querenciosa de ese grupo, y ni rastro de ellos. Así se las gasta nuestro amigo lobo.
    Un saludo.
    Antonio Córdoba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es el lobo. Imprevisible en muchas ocasiones. Un saludo y gracias por el comentario y compartirlo con todos.

      Eliminar
  5. Te digo es un poco escalofriante que muchas veces pasen por al lado tuyo y ni te des cuenta. Aunque hay que pensar que el lobo es un animal amigable y solamente mata para comer, y generalmente lo que come es pequeños roedores, no gigantes humanos. Hace poco fui a la laguna de Lobos en Argentina, y tuve la suerte de ver a uno. Era hermoso, gris y blanco, con ojos verdeamarillentos. Puede tocarnos a veces!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces no los ves pero sientes su presencia, su mirada desde algún hueco entre los brezos o desde alguna roca. Sabes que está ahí y un escalofrio o una sensación te dicen que anda cerca. Pero verlo es apasionante y aunque lo hayas visto muchas veces, siempre es especial. Un saludo y gracias por seguir el blog.

      Eliminar
  6. Olá somos Patrícia e Luís de Portugal, estivemos em Sierra de la Culebra e vimos um Lobo.
    Gostamos muito do teu Blog :)
    como dizes, observar um lobo é um momento único.
    se tiveres curiosidade podes ver as nossas fotos do lobo Aqui:
    http://www.flickr.com/photos/53809283@N04/7782267016/
    com qualidade muito má :(
    falta de luz :) ou fotografos muito maus :)
    Convido-te também a veres as nossas fotos no flickr
    http://www.flickr.com/photos/53809283@N04/

    Abraços de Portugal
    Patrícia e Luís

    ResponderEliminar