sábado, 7 de abril de 2012

Los gorriones. Parecidos pero diferentes.
El otro día según entraba en el jardín interior de mi casa un estruendoso alboroto llamó mi atención. En uno de los jóvenes árboles del jardín había un pelea encarnizada entre, por lo menos ocho gorriones comunes machos que revoloteaban picándose, enganchándose con las garras, persiguiéndose e incluso tirándose al suelo para picarse violentamente. La batalla duró varios minutos de gran intensidad y finalizó cuando una hembra que se encontraba en el pequeño árbol se fue. Ahí se acabó la historia. Algunos machos se fueron detrás de ella y otros, indiferentes, se marcharon por otro lado.
Así es el cortejo del gorrión común, violento y de luchas encarnizadas como en otra ocasión pude presenciar en Puebla de Sanabria. Esta fotografía es su ejemplo.
Pelea de gorriones comunes macho por una hembra que estaba en las cercanías.
Antes de continuar me gustaría agradecer a Alfonso Rodrigo (no dejéis de visitar su extraordinario blog: http://birdingzamora.blogspot.com.es/, merece la pena) y Fernando G. Roncero, dos amantes de la naturaleza y grandes pajareros, el haberme prestado sus fotografías para esta entrada. Gracias a los dos.
Todo el mundo conoce al gorrión, es uno de los pájaros más humanizados y que más convive con nosotros en ciudades y pueblos. Pero, como comentaba en una entrada anterior, está teniendo una regresión, está desapareciendo a velocidades preocupantes para los científicos y naturalistas de todo el mundo. Aunque nos parezca increíble ya ha desaparecido de ciudades como Londres, Dublín, Edimburgo, Praga o Berlín. Y en Gran Bretaña han desaparecido cinco millones de parejas en los últimos treinta años. En España, por el momento, la situación no está tan mal pero sí es preocupante en ciertas zonas, como por ejemplo en Valencia, que ha descendido en los últimos años en un 90% su población y en Madrid están comenzando a tener problemas.
Baño en un charco de Toro de un gorrión común macho.
Todo el mundo conoce a este pequeño pájaro pero lo que no sabe mucha gente es que no solamente hay gorriones comunes y que, seguramente, confunda con las otras especies que existen.
Así, el pequeño gorrión se ha ido adaptando a unas áreas u otras. Mientras que el gorrión común lo encontramos, sobre todo, en las ciudades, el gorrión molinero y el moruno nos los encontraremos en el campo, son la versión campestre del común. En la alta montaña nos encontraremos con el gorrión alpino, al que, por cierto, nunca he visto.Y por último, en gran parte de España, menos en el norte, nos encontramos con el gorrión chillón. Todos se comportan más o menos igual, aunque el más tímido es el molinero.
Gorrión común en Villafáfila.
Gorrión chillón.
El gorrión es un pájaro que cae bien aunque, no cante ni sea de vistosos colores; nos cae bien y estamos acostumbrados a verlo revolotear entre los coches y los edificios de nuestras ciudades. Seguramente es el ave que recordamos desde pequeños y que primero somos capaces de conocer aunque, como dije antes, haya varias especies. Así es que si estás viendo un gorrión observa atentamente. Si crees que estás viendo un macho de gorrión común y tiene una mancha oscura en las mejillas y la parte de arriba de la cabeza (píleo) marrón, es un gorrión molinero. Si sigues viendo a ese macho y le ves todo el pecho lleno de manchas negras y también el píleo marrón, no es un gorrión común es un gorrión moruno y si aparece una hembra y le ves una tira clara en la cara, desde el ojo hasta la nuca, y una mancha amarilla en el cuello, será un gorrión chillón. El gorrión alpino no tiene confusión ya que lo encontraremos en la alta montaña y tiene todo el pecho y parte de las alas, blancas.
Gorrión molinero llevando una ramita al nido en Los Tres árboles.
Gorrión alpino en Los Picos de Europa.
Por lo tanto, cuando veamos un gorrión debemos fijarnos en qué especie es; esto es muy fácil de enseñar a los niños ya que para ellos comenzará como un juego y se irá convirtiendo poco a poco en una inquietud y afán de saber más, de conocer más pájaros. 
En una ruta por Doñana el guía que nos llevaba hizo una pregunta al grupo: “¿qué marca de coche es este símbolo? (hizo la forma de una estrella)”. Automáticamente todos dijeron: “¡Un Mercedes!”. “¿Y este? (hizo varios aros unidos)”. Todos dijeron: “¡Un Audi!”. “Y esa ave. ¿Qué es?”. Nadie habló. Ninguno del grupo sabía qué ave era. “¿Nadie lo sabe?”. Preguntó otra vez. Levantamos la mano, un poco acobardados. “¿Alguien más?”, preguntó de nuevo. "¿Cuál es? (nos preguntó)”. “Un Milano Real”. Contestamos. Era un simple milano real y nadie lo sabía. Una de las aves más conocidas que, increíblemente, nadie conocía. El guía continuó: “¿Cómo es posible que ustedes sepan todos los coches y sean incapaces de saber cuál es esa ave? ¿Por qué estamos olvidando enseñar a los niños a conocer las aves que están a nuestro alrededor?”
Hembra de gorrión común.
Enseñemos a los niños a diferenciar los pájaros. Enseñemos a los niños a respetarlos, valorarlos y seremos capaces de que en el futuro se eviten muchas barbaridades y atropellos. Si comienzan aprendiendo con los pájaros, continuarán con la naturaleza, y estaremos invirtiendo en el futuro de nuestros bosques y campos.
En una calle de Sevilla me encontré este cartel escrito en unos azulejos. Estaba en la puerta de un colegio y es un ejemplo que en muchos sitios se debería de seguir.
Y este otro que estaba en el parque de María Luisa, también en Sevilla. Enseñemos a los niños a querer, apreciar y valorar a los pájaros que nos rodean, no será un trabajo en vano.

4 comentarios:

  1. Muito agradável o paseio de hoje... obrigada por compartilhar.

    Beijo de Páscoa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario y seguir el blog. Un saludo.

      Eliminar
  2. Efectivamente. A los niños aprender a distinguir las aves (quien dice aves, dice también otros animales y plantas comunes de nuestro entorno) no les supone ningún esfuerzo si, como bien dices, se les explica como un juego y eso tendrá una repercusión importante en los valores que adquieran para el futuro.
    Buena lección de naturaleza y sentido común nos has dado.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las aves pueden ser el comienzo ya que las tenemos muy a mano pero, efectivamente, la flora y los mamíferos pueden ser los siguientes o compaginarlos. Gracias por el comentario y disculpar por la tardanza en contestaros.

      Eliminar