martes, 21 de agosto de 2012

¡Sorpresón a la vista!
Cuando haces una espera o una ruta sabes que puedes avistar fauna. Estás preparado y pendiente de lo que te pueda salir, cruzar o aparecer pero hay ocasiones especiales en las que todo eso no vale. Ahí entra la sorpresa y esas ocasiones las recordarás siempre,  ya sea por el lugar del avistamiento, la especie avistada o la acción que has visto.
En este avistamiento que os voy a contar se unieron todos esos condicionantes. La sorpresa. La rareza del animal. El lugar y la acción.
Voy a intentar contarlo como lo viví, con la emoción del momento. Espero poder transmitiros, aunque sea una “pizca” de lo que sentí. La única pena es que no voy a poder mostraros ninguna fotografía ya que como “no iba a buscar animales” no llevaba la cámara adecuada; así es que la entrada la ilustraré con fotos de la misma especie pero hechas en otro lugar. Allá voy…
En un lugar de Zamora de cuyo nombre no quiero acordarme (entenderéis que no diga el lugar) apareció…¡un águila imperial ibérica! Así es. Una señora águila imperial.
Hay muy pocos avistamientos de águila imperial en la provincia de Zamora y tuve la enorme suerte de poder verla aquí, en nuestra provincia. Zona que en ningún caso es su área de distribución pero, ahí estaba.
Hace unos días estaba en uno de los muchos pueblos de la provincia que se encontraban en fiestas la semana pasada. Todo el pueblo y parte de los de alrededor se congregaba entorno a un acontecimiento (no voy a dar pistas de cual) que se desarrollaba en las cercanías del pueblo. La animación, expectación y gentío era considerable. Allí estaba,  entre el bullicio de la gente. Voces, risas y tensión. Miro hacia mi derecha y por detrás de unos árboles veo una silueta lejana ¿Qué es eso?
La primera sensación fue pensar: “Eso es muy grande” y salí corriendo hacia una zona más despejada para poder verlo mejor mientras me gritaban: “¿A dónde vas?”. “¡Ahora vengo!”. Les contesté según corría mirando entre los árboles. La verdad es que los que me conocen lo podrían entender pero a otros, si les dijera: “a ver un pájaro”; me tomarían por…, da igual.
Salí de detrás de los árboles y según lo hacia pensaba en un águila real como posibilidad más acertada. Cogí los pequeños prismáticos que siempre llevo en la mochila. Me paré. Miré. Y se me debió de quedar una cara de bobo mayúscula. No daba crédito a lo que estaba viendo. ¡Un águila imperial! No podía ser. Volví a mirar y allí estaba. Acercándose. Elegante. Poderosa. Nuca color crema. Hombros blancos. Gran envergadura. Era una imperial adulta. ¿Qué hacía aquí?
El espectáculo continuaba. Todos lo miraban. Bueno todos, todos, no. Yo estaba pendiente de algo mucho más interesante e importante, por lo menos para mi. La imperial se acercaba (¡Qué pena de no tener el 500!). Venía planeando. Se giró y comenzó a dar vueltas. Rápidamente me fijé y lo hacia sobre una ladera en la que recordaba que me habían dicho que había muchos conejos. No podía ser. En la ladera, al lado del gentío, estaba la imperial y estaba ¡cazando!
De repente se lanzó en un picado oblicuo. Según se acercaba a su objetivo estiró y separó las patas. Mi mente maldecía al no poder hacerle fotografías. El picado fue poderoso. Impresionante. No cogió nada. 
Si el picado fue espectacular el remonte no lo fue menos. Unos aleteos fuertes la elevaban poco a poco. Segura de si misma ascendía lentamente. Cogió altura en poco tiempo. Se alejaba. Allí estaba. Volaba de nuevo en círculos. Buscaba otra presa. De improviso se dejó llevar por una térmica que la abrazó y la lanzó a toda velocidad hacia mi izquierda perdiéndose en pocos segundos en el horizonte.
Bajé los prismáticos y me quedé como tonto. Abstraído. Pensativo. Habían sido unos diez minutos de contemplar a un animal emblemático, mítico, admirado, …
¿Qué acababa de ver? ¡No podía ser!¡Era una imperial! No me había enterado de nada de parte del espectáculo que había venido a ver pero, lo que había visto, mereció la pena. Os lo aseguro. Un cosquilleo de emoción recorría mi cuerpo. Según volvía con la familia mi cabeza era un hervidero de emociones, sensaciones y pensamientos. ¿Qué haría fuera de su zona? ¿Estaría de paso o no? ¿De donde vendría? ¿La habría visto alguien más? ¿Volvería?
A los pocos minutos llamé a Alfonso Rodrigo (si pincháis aquí veréis una entrada de su magnífico blog en el que avistó una imperial en Villafáfila), gran amante de la naturaleza y experto en aves, para contarle lo visto. Me confirmó que él la había visto unos días antes (lo que yo no sabía) en otra localidad de la provincia de Zamora que distaba unos 15 o 20 kilómetros de donde yo la acababa de ver. Posiblemente sería la misma.
Recordé lo que me dijo un guía en Doñana mientras veíamos tres imperiales. Una de ellas muy cerca (pinchar aquí para ver esa entrada anterior). “Están ustedes viendo un Goya. Dense cuenta de la importancia de este animal en peligro de extinción”. Así era. Acababa de ver algo difícil de repetirse. Algo tremendamente emocionante. Algo que me dejó con un run-run todo el día. ¿La volvería a ver?
No la ví más. Los siguientes días aparecieron águilas calzadas en fase clara y oscura. Milanos reales. Una hembra de aguilucho cenizo…pero la imperial no. Era la primera vez que veía un águila imperial en Zamora y no había sido el único. Aquí había estado o, por lo menos, pasado, y había tenido la enorme suerte de poder verla, de admirar su porte altivo, elegante, poderoso y majestuoso. De ver a la rapaz más amenazada de Europa. De ver una de las, aproximadamente, 500 imperiales que quedan. De ver un animal que nunca imaginé ver en mi provincia. 

9 comentarios:

  1. La observación que describes consigue su propósito.
    Al menos con nosotros e imagino que con todo 'pajareo' con buena afición.
    Un lujo que seguramente dejes bien asentado en tu memoria, aún sin muestra gráfica.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quedará grabado. Os lo aseguro. Me causó una tremenda impresión. Un saludo y gracias.

      Eliminar
  2. Que maravilha,
    quando estivemos aí vimos uma Aguia-real junto a fronteira com Portugal, mas Aguia-imperial nunca vimos...

    Patrícia e Luís

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patricia y Luis yo tampoco había visto nunca una imperial en Zamora. La Real es más común de ver en ciertas zonas de la provincia. La imperial no. Un saludo y gracias por seguir el blog y el comentario..

      Eliminar
  3. Que sana envidia me vuelves a dar. Saludos
    Conchi

    ResponderEliminar
  4. Hola ,me. Ha encantado el relato.
    Esta mañana en un lugar de Zamora dos Imperiales en cortejo jugueteando envuelto.
    Impresionante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Me interesaría mucho poder comunicarme contigo por el correo (el mío es jbarru@ono.com) para hablar de tu avistamiento. En los últimos dos años se han visto un buen número de imperiales en Zamora y sería muy interesante tu aportación. Un saludo y gracias.

      Eliminar
    2. Sin problema ,mi correo es jeanlouis1500@gmail.con.

      Un saludo

      Eliminar