miércoles, 19 de febrero de 2014

Menos gansos vienen y menos tiempo están.
A finales de diciembre comentaba en una entrada la situación preocupante del descenso generalizado de gansos este invierno, descenso constatado desde hace unos tres años pero especialmente acrecentado este. Descenso muy rápido ya que en tres años se ha bajado más del 50% de ejemplares, así, si en 2012 se contabilizaron unos 15.000 gansos, este año, se han contabilizado 9.000 ejemplares, los números más bajos de gansos en las Lagunas de Villafáfila de la historia desde que se hacen censos oficiales.
El núcleo principal de gansos que llegan hasta las Lagunas de Villafáfila proceden de los países nórdicos (Noruega, Suecia, Dinamarca,...) que, antes de llegar hasta nuestra tierra, paran en zonas como Holanda y Alemania donde, cada año que pasa, se quedan más sin bajar hasta España.
Todos estos gansos que no están viniendo hasta nuestro país lo hacen por dos razones fundamentales; tienen comida en la zona de Alemania y Holanda ya que grandes extensiones de tierra ganada al mar que se utilizaban para el cultivo de flores se están abandonando y dejando libres, con lo cual, en esas tierras crecen los pastos que son alimento para todos estos gansos que encuentran comida y, además, el invierno, tanto en Alemania como Holanda es, cada año, menos duro, con lo cual, se unen estas dos circunstancias para que miles de gansos no se muevan de esas zonas y los que bajan desde los países nórdicos se queden, en gran número, también allí.
Si el año pasado se quedaron más de 200.000 gansos a invernar en esas zonas, este invierno se han quedado todavía más y, lo que se está constatando este año, es que los que llegan hasta nuestra tierra se quedan todavía menos tiempo, es decir, bajan menos y los que bajan están menos tiempo.
Una forma de saberlo y constatarlo es mediante el estudio de los gansos marcados con collares. Uno de los objetivos de estos gansos marcados con collares es estudiar sus movimientos, es decir, saber donde están, cuanto tiempo pasan en una zona o si viajan hasta España; con unos ejemplos se entenderá perfectamente.
Grupo de gansos entre los que se encuentran dos gansos caretos y
el ganso de collar Bpr.
El ganso con collar Bpr que fue marcado en Noruega en el año 2001 y he visto en varias ocasiones, ha bajado regularmente hasta la zona de Holanda y después hasta España; este año, se le ha visto el 28 de diciembre en Villafáfila (J.J. Orduña) pero el 8 de enero ya estaba de vuelta en Holanda donde pasará un tiempo para subir nuevamente hasta Noruega.
La historia del ganso con collar Bj6 es muy ilustrativa de lo que está sucediendo. Este ganso, el 11 de noviembre de 2012 se vio en Holanda y un mes después lo pude observar en Villafáfila pero tres días más tarde, el 25 de diciembre de 2012, estaba de vuelta en Holanda. Había bajado hasta nuestra tierra para estar poco más de un mes y regresar antes de fin de año.
Un tercer ejemplo es el ganso con collar Luf, anillado en Noruega en 2010, que lo pude observar el 1 de diciembre de 2012 y fue visto por última vez en las Lagunas de Villafáfila el 12 de enero de 2013 (J.Orduña, J.A.Casado, J.M.San Román) para estar de vuelta en Holanda y, este año, no se le ha visto en España, con lo cual, es muy probable que no haya viajado hasta aquí ya que, actualmente, se encuentra en Holanda.
Otra razón por la que hay menos gansos en las Lagunas de Villafáfila es por qué muchos de los que llegan hasta nuestro país se reparten entre La Nava y Villafáfila moviéndose entre ambas lagunas. Así, un cuarto ejemplo, es para ilustrar este movimiento que existe entre los gansos de estas dos zonas.
Ganso con el collar Gfn junto a la Salina Grande.
El ganso con collar de código Gfn, anillado en Noruega en 2008, fue observado por J. Alberto Fernández Ugarte el 24 de noviembre de 2013 en las Lagunas de la Nava y un día más tarde lo pude observar en las Lagunas de Villafáfila, pero el 7 de diciembre J. Alberto Fernández Ugarte lo volvió a ver en La Nava y quince días más tarde lo vi nuevamente en Villafáfila, donde también fue visto por J.J.Orduña, J.A.Casado, J.M.San Román a finales de enero de 2014, es decir, se ha estado moviendo entre las dos zonas durante este invierno.
El último es un ganso con el collar Lko que lo vi por última vez
el 10 de enero de 2014 en Villafáfila (su último avistamiento).
En definitiva si es un hecho preocupante que cada vez bajen menos gansos todavía lo es más que, los que llegan hasta aquí, estén menos tiempo y regresen muy pronto; estando, muchos de ellos, en Holanda o Noruega a principios de enero, con lo que estos gansos tienen muchas papeletas para, el próximo año, si las condiciones siguen igual, de no bajar hasta las lagunas de nuestra tierra, con lo que nos iremos quedando sin gansos, lo que sería una enorme pena y tristeza.

6 comentarios:

  1. Buff...que pena ,cada vez menos...yo este año en Asturias solo he visto uno..aquí no es que lleguen muchos pero...uno solo.?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena. Esperemos que cambie. Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Hola José, interesantes reflexiones las que haces. Esperemos que cambie la tendencia, aunque parece difícil.
    Gracias por citarme.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola J. Alberto. De nada por citarte (al césar lo que es del césar). Esperemos que cambie la tendencia y podamos seguir disfrutándolos muchos años pero como no cambien las circunstancias la situación está complicada. Un saludo y gracias.

      Eliminar
  3. Muy interesante y da pena,,, los bichos se adecuan a las circunstancias.
    En el siglo 22 un Ansar comun sera....rareza??
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los animales son expertos en adaptarse para sobrevivir o mejorar. Esperemos que no lleguemos a tanto, aunque quién sabe. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar