Páginas

miércoles, 29 de enero de 2020

Intersex de azulón y aguilucho lagunero "disfrazado".

La naturaleza es sorprendente y fascinante. En esta entrada quiero contar dos curiosos casos que son un claro ejemplo en los que la realidad supera, con creces, a la ficción. El primero lo llamaré de hembra a macho y el segundo de macho a hembra
De hembra a macho: "No es un híbrido, sino un intersex de azulón”. Este es el mensaje de wasap con el que Miguel Rodríguez Esteban, joven (casi) biólogo, de enorme conocimiento, gran amabilidad y apabullante talento aclaraba lo qué era ese extraño azulón.
Azulón que fotografió en la Casa del Parque de las Lagunas de Villafáfila Manuel Segura (muchas gracias por tus fotos para ilustrar esta entrada) el pasado 23 de noviembre de 2019 y posteriormente Juanjo González el 19 de enero de 2020. Azulón que desde la primera foto se dio como un posible híbrido entre ánade azulón y ánade friso hasta que, hace unos días, Miguel Rodríguez nos abrió los ojos con su afirmación de que era un intersex pero: ¿qué es un intersex?
Rápidamente mi curiosidad innata me hizo buscar información acerca de las aves con esa peculiaridad. Peculiaridad que se puede resumir en que una hembra, en este caso de ánade azulón, comienza a desarrollar características de macho, su fenotipo (lo que se ve) comienza a ir cambiando poco a poco.
Su plumaje se irá transformando del de una hembra al de un macho. La siguiente fotografía, también realizada por Manuel Segura en Puebla de Sanabria el 18 de octubre de 2016 muestra un estado poco avanzado del cambio del plumaje de hembra al plumaje de macho. En ella se puede apreciar perfectamente ese cambio en la parte derecha por encima del espejuelo.
En las siguientes fotografías tomadas el 28 de enero de 2020 por Hipólito Hernández, Poli (muchas gracias por cederlas para ilustrar esta entrada), en Puebla de Sanabria se puede ver otro ejemplar, intermedio entre los dos anteriores.
Por lo tanto estamos ante un cambio en la apariencia, en el fenotipo; pero ¿qué pasa con los órganos sexuales? ¿cambian? La respuesta es no. Los órganos sexuales no cambian.
La siguiente pregunta era: ¿por qué sucede esto? Según toda la bibliografía consultada y después de hablar con algunos biólogos (gracias a Ernesto Hernández y Miguel Rodríguez por vuestras importantes apreciaciones) suele producirse por un cambio hormonal drástico, bien por fallos debidos al envejecimiento, o por alteraciones graves de otro tipo. Lo último que cambiaría sería el pico. (Si pincháis aquí podréis ver ejemplos e información abundante).
Hembra de aguilucho lagunero.
Si el primer caso es sorprendente el segundo no se queda a la zaga.
De macho a hembra: sucede en los aguiluchos laguneros, concretamente a un número determinado de machos de esta especie. Normalmente cuando vas a las lagunas de Villafáfila (o a cualquier territorio en el que esta ave se mueva) verás, normalmente, muchas mas hembras que machos pero ¿donde están los machos? La cantidad de hembras es mucho mayor que la de machos pero...
Hay machos de aguilucho lagunero que cambian su plumaje de macho a hembra con el único fin de obtener beneficios en épocas de reproducción; al cambiar su apariencia (fenotipo) de macho a hembra, podrán entrar en el territorio de otros machos sin sufrir ningún ataque o sin ser expulsados ya que parecen hembras y así reproducirse con ellas, sin tener ninguna confrontación con el macho del territorio.
Macho de aguilucho lagunero.
Audrey Sternalski, Francois Mougeot y Vincent Bretagnolle publicaron en 2012 en la revista Biology Letters un artículo cuyo resumen es el siguiente: La mímica femenina permanente, en la que los machos adultos expresan un fenotipo femenino, solo se conoce a partir de dos especies de aves”. Esas dos especies de aves son el aguilucho lagunero y el combatiente. El artículo continúa: “Un beneficio probable de la mímica femenina es la reducción de la competencia intrasexual, que permite que los machos parecidos a las hembras accedan a los recursos reproductivos, evitando peleas costosas con los machos territoriales típicos. Probamos esta hipótesis en una población de aguiluchos laguneros Circus aeruginosus en la que aproximadamente el 40 por ciento de los machos sexualmente maduros exhiben un fenotipo de plumaje femenino permanente, es decir, de por vida.
Usando intrusiones territoriales simuladas, medimos respuestas agresivas de machos reproductores hacia señuelos específicos de hembras, machos parecidos a hembras y machos típicos…….
Los machos típicos fueron agresivos con los señuelos masculinos típicos más que con los señuelos masculinos femeninos. Los señuelos masculinos femeninos fueron atacados a una velocidad similar a la de los señuelos femeninos. Por el contrario, los machos femeninos toleraron los señuelos masculinos (tanto típicos como femeninos) y dirigieron su agresión hacia los señuelos femeninos. Por lo tanto….. indica que estos últimos no solo se parecen a las hembras sino que también se comportan como ellas cuando defienden los recursos de reproducción”.
Si queréis profundizar en esta historia no dudéis en entrar en el magnífico blog: docNature de J.I. Valdenebro.
La naturaleza es una fuente incalculable de sorpresas, aprendizaje y nuevas situaciones que te hacen aprender constantemente.

7 comentarios:

  1. Interesante, trabajada y completa entrada la que nos has presentado y como ya nos tienes acostumbrados. enhorabuena y gracias. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, sí señor!!
    Un saludo desde León

    ResponderEliminar
  3. Genial entrada. Gracias. El mundo de las aves nunca deja de sorprender.

    ResponderEliminar
  4. muy interesante. ������

    ResponderEliminar
  5. Había escuchado lo de los aguiluchos por encima -de los ánades ni idea- pero ahora lo entiendo mucho mejor. Muchas gracias por la lección!!

    ResponderEliminar
  6. Me he quedado alucinado. Muy interesante y gracias de nuevo. Un saludo.

    ResponderEliminar