lunes, 19 de marzo de 2012

Incendios en Sanabria: una locura que no cesa.
He estado en Sanabria, tierra a la que tengo un enorme cariño desde que mis padres me llevaban de camping todos los veranos, durante casi dos meses, en mi infancia y juventud. Esta tierra que tanto aprecio se quema por los cuatro costados. Es desalentador ver hectáreas y hectáreas abrasadas por el fuego. Una enorme biodiversidad y paisajística perdida, aparte de los perjuicios sociales y económicos que provoca y provocará para la zona.
Nunca se debe de generalizar y estoy un poco cansado de oir que “los sanabreses queman su tierra”. Conozco a muchos habitantes de Sanabria que están realmente preocupados, afectados y desesperados ante esta oleada de incendios, por lo tanto, esa afirmación, no es cierta y hace daño a los sanabreses orgullosos de su tierra; pero, por desgracia, sí es cierto que “algunos sanabreses queman su tierra”. Ahí es donde viene la pregunta clave. ¿Por qué la queman?
La respuesta no puede ser una única causa. Es imposible que exista una sola. Mi opinión es que debe de ser un conjunto de causas dependiendo de la zona y de los problemas que en ella sean mayores o los problemas que ellos perciban como tales. Me explico.
¿Cómo es posible que a -21º se esté apagando un incendio? ¿Cómo es posible que en enero y febrero se hayan producido 283 incendios en Zamora? ¿Cómo es posible que se lleven quemadas cerca de 7.000 hectáreas (cifras oficiales porque las extraoficiales hablan de bastantes más) en dos meses de invierno, aunque sea tan seco? ¿Cómo es posible que en dos meses se lleven quemadas la mitad de las hectáreas de todo el año pasado? Si algo está claro es que, en esta época, todos los incendios son provocados. También me fastidian los “personajes” que salen hablando de que saben quién quema y quién no. Si se sabe, que se denuncie y que no se maree la perdiz, porque es un delito.
Siempre se acusa al otro. Al ganadero, al agricultor, al cazador, al forestal, al vecino…dejémonos ya de tanta hipocresía y, como dije antes, de generalizar. Nunca hay que generalizar, pero tampoco hay que excluir a todo el colectivo. No hay que decir “todos los (quién sea) son incendiarios”, sería mentira, pero tampoco hay que decir, “los (quién sea) no queman el bosque”, pues también sería mentira, ya que alguno sí lo hace.
Las causas pueden ser variadas pero todas llevan un componente común: la mentalidad. Si se pensara de otra forma, si el bosque les trajera beneficios directos, seguramente no se quemaría. Hay zonas de España en las que no hay incendios desde hace más de cien años. Porque ven el bosque como un recurso, les da dinero, con lo cual lo cuidarán y no lo quemarán y así no aparecerán personas con ciertos intereses de utilizar la madera quemada, de nuevos pastos, de terreno más despejado para la caza, de más espacios para tierras de cultivo, de venganzas (no me dejas cortar esta "suerte", pues quemo todo) o recalificadores sin escrúpulos, ni cabeza, que buscan beneficios económicos, o los que por tradición quieren quemar o, simplemente, los que buscan el placer de ver quemarse un recurso que es de todos y a todos nos hace falta, mal le pese a los descerebrados que prenden nuestros bosques.
Para que esa mentalidad cambie es necesaria una educación. Una educación a nuestros niños y jóvenes. Una educación en la importancia del bosque, sus beneficios y ser capaces de apreciarlo y respetarlo. Eso se hace invirtiendo en programas de concienciación y no, por ejemplo, en cámaras de vigilancia que, se podrá estar a favor o en contra de ellas, pero no se puede argumentar, bueno poderse se puede, otra cosa es estar de acuerdo o no, que las cámaras se consideren como el paradigma de la prevención diciendo: “No hay mejor inversión (se refieren a las cámaras) que la prevención”; pero, invertir en las cámaras, ¿es prevención? Prevenir un incendio es atacar las causas por las que se provoca para que no se queme y no prevenir un incendio es ver si ya ha empezado e ir a apagarlo cuanto antes. Que yo sepa la prevención empieza con la concienciación, y en los tiempos que corren de escasez de recursos, ajustes y recortes, habrá que racionalizar las inversiones, ¿por qué no se invierten esos 1,5 millones de euros que cuesta instalar las famosas cámaras en otros proyectos?, por ejemplo proyectos de concienciación, educación ambiental, cuadrillas para limpiar el bosque, hacer y limpiar cortafuegos, recuperar caminos…Esa inversión de 1,5 millones de euros en unas torretas con cámaras ¿va a evitar que se produzca el fuego? No. Servirá para avisar que el fuego ya se ha iniciado pero no incidirá en que NO SE QUEME.
Este tema me cabrea y me desespera a partes iguales y es que no hay manera de hacer entender a unos que la naturaleza es un recurso que debemos de valorar y respetar y, a otros, que se creen en la verdad absoluta, que prevenir es anticiparse a algo o intentar evitar que el fuego se produzca actuando sobre las causas o razones que hacen a una persona quemar su bosque. ¿Llegará la cordura algún día?

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con este tema tan espinoso. La verdad es que el asunto de la educación ambiental en españa está por los suelos (hasta que finalmente, ni esté...). Sin embargo, en castilla y león se fomentan asignaturas en favor de la caza a chavalillos y cosas así... El dinero escasea y mas si se gasta tan tan tan tan mal.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este tema me endemonia. Creo que estamos muy lejos de encontrar una solución, más que nada porqué, seguramente, a mucha gente no le interese. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Pena, penita, pena. La solución dificil de llevar a cabo, menos aún con los gobernantes que tenemos y el problema de la crisis,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel. Como bien dices la solución es muy complicada. Necesitaríamos que alguien tuviese amplitud de miras. Como diría mi abuela: "sembrar hoy para recoger mañana". Es decir, todo pasa por la educación de los más pequeños pero para hacer eso hay que invertir dinero y tiempo. Algo que los que deciden no tienen ya que el tiempo para ellos es inmediato y, el dinero, para estos temas, escaso. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. Hasta el curso pasado había unas maravillosas (con todos sus peros y sus inconvenientes) Aulas Activas de la Naturaleza... Este curso, simplemente no se han convocado. Así que no hemos podido llevar a nuestros alumnos a conocer, aprender, e incluso diría amar la naturaleza que les rodea. Y, como dice el refranero, de aquellos barros vendrán en su día estos lodos...
    Invertir en concienciación, en prevención, es asegurar el futuro...

    ResponderEliminar
  4. Así es. La Aulas Activas (con sus deficiencias) cumplían una función didáctica, concienciación y de prevención y se han eliminado. Como sucede en épocas de crisis lo primero que se elimina son estos temas. Una pena.

    ResponderEliminar
  5. Completamente de acuerdo contigo. A mí me llevan los demonios este tema, pero también el del lobo y el de los topillos. Las soluciones no las veo difíciles en sí, sino que hay quien se encarga de poner impedimentos, como lo que comentáis de la Educación Ambiental. Fáciles, por tanto, pero lejanas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las soluciones son fáciles pero muy complicadas de llevar a cabo porque, los que mandan, quieren resultados inmediatos y no están dispuestos a arriesgarse sinó ven rendimientos rápidos y fáciles, ya que algunas soluciones necesitan su tiempo. Un saludo y gracias por el comentario y seguir el blog.

      Eliminar
  6. Las tardías nevadas, fueron eso, tardías, si hubieran tenido lugar dos semanas antes no ni tú ni yo hubiéramos escrito una entrada en nuestros blog, pero la hubiéramos puesto el próximo verano, o en octubre. Por eso culpar al tiempo no es justo. Culpables son los que prenden el monte cada poco tiempo. Culpable es la administración por no poner penas más severas, por invertir más en apagar que en prevenir, por erradicar la cultura de quemar el monte para limpiar. Si es que hasta hace dos semanas se estaban dando permisos.

    Desgraciadamente volveremos a hablar del tema. un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Dani. Curiosamente cuando sucedió el incendio del que hablas en tu entrada me encontraba en Sanabria, desde donde se podía ver perfectamente la importancia del fuego. Como bien dices volveremos a hablar del tema ya que no veo ningún viso de solución y sí mucha crispación y falta de entendimiento. Una pena. Un saludo y gracias por serguir el blog.

      Eliminar