jueves, 22 de marzo de 2012

La elegancia del somormujo.
En estos días nos podemos encontrar en nuestros ríos, embalses, lagunas o Lago de Sanabria a un ave muy especial que tiene un cortejo espectacular y muy llamativo, digno de ser contemplado y admirado. Es el somormujo lavanco.
Somormujo Lavanco en el río Duero.
Es elegante o patoso según donde lo veas. Si es en el agua lo verás ágil, de porte altivo y elegante como un noble; si lo ves en tierra, algo nada común (casi solamente en el nido), es torpe, de movimientos lentos y pesados, como un preso de película, arrastrando su gran bola de hierro, como diría mi abuela: “un pato mareao”.
El pasado domingo pude contemplar su espectacular cortejo. Cortejo en el que parece que estuvieran haciendo natación sincronizada en la final del campeonato del mundo de paradas nupciales para aves acuáticas.
Pareja de Somormujos Lavancos en pleno cortejo.
La pareja se enfrentará. Se mirarán cual enamorados de película levantando y agitando las plumas de la cabeza, erizarán el moño y golas, estirarán el cuello y moverán las cabezas rítmicamente de un lado a otro a diferentes velocidades; se deslizarán como nadadoras de sincronizada, paralelos y enfrentados o uno alrededor del otro para terminar enfrentándose, pecho contra pecho y el cuello muy estirado, con el ofrecimiento de su amor en forma de plantas acuáticas que se pasan de pico a pico.
Somormujos Lavancos desplegando sus golas en el cortejo.
El año pasado pude contemplar todo el proceso de construcción del nido que suele ser una plataforma de hierbas flotantes que están enganchadas a cañizos o hierbas. Flota por una sencilla razón. Si el nivel del agua subiera, para evitar que cubra el nido, se hace flotante y así sube con la crecida del agua y no se destruye. Si baja el agua, el nido también baja. Además no se va río abajo porqué está anclado a las hierbas. Útil y práctico.
Somormujo Lavanco incubando en su nido flotante.
Allí pondrán de 3 a 5 huevos que al cabo de, más o menos, un mes de incubación, nacerán los pequeños somormujos. Ahí estuve yendo todos los días desde que calculaba que era el día 27, cuando más o menos sabía que iban a salir del huevo y, como pasa muchas veces, la tostada cayó del lado de la mantequilla, es decir, el día que nacieron no llevé la cámara ya que no tenía pensado ir.
Inmediatamente se tiran al agua y suben a la espalda de sus padres que los llevan como si fueran pasajeros de un confortable barco de recreo y se irán río abajo abandonando el nido. Es muy curioso verlos nadar alrededor y subirse y bajarse de la espalda como si fuera una atracción de feria. Al día siguiente volví con la cámara pero ya se habían marchado río abajo. Una vez que nacen, los padres se los llevan.
De vez en cuando bajarán al agua y en cuanto perciban el más mínimo peligro volverán a subir. Mientras uno de los padres pesca, el otro cuida de la pequeña prole y si por algún motivo tiene que sumergirse con ellos a la espalda, los pequeños, se agarrarán fuertemente para no caerse. Y así se irán turnando en su cuidado. Incluso comen subidos a la espalda de sus padres. Si  pincháis aquí los podréis contemplar.
Adulto con dos jovencitos. Los he visto en el río Duero, embalses,
 Lago de Sanabria y hasta en la Laguna de Lacillo.
Perteneciente a la misma familia que el somormujo lavanco tenemos a los zampullines, se llaman así por porque se zambullen constantemente para pescar o escapar de algún depredador. Entre ellos tenemos el zampullín cuellinegro que en estos días podemos contemplar en la balsa de Villafáfila con su plumaje casi listo para el cortejo.
Zampullín cuellinegro en la balsa de Villafáfila.
El somormujo es el más grande de toda esta familia que presenta una misma característica en todos. Su gran capacidad y agilidad a la hora de bucear, aguantando alrededor de 30 segundos bajo el agua.
Tamaño del zampullín cuellinegro con respecto a las fochas y
zampullines comunes de alrededor.
En definitiva, el somormujo es un ave elegante y presumida que cuando observamos en pleno cortejo resulta espectacular.

4 comentarios:

  1. -Buena entrada de los Somormujos.

    El sábado voy a ir a Villafáfila a ver el cuellinegro.

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel. Supongo que allí seguirá el zampullín cuellinegro entre el grupo de fochas y zampullines comunes. Ojalá pilles un buen día de sol (buena luz) para poder hacerle fotos en condiciones. Es bastante confiado y con paciencia te saldrán buenas fotos ya que te puedes acercar bastante. Un saludo y gracias por el comentario y seguir el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El verano pasado vi somormujos en las lagunas formadas en una zona donde se explotan áridos en Villaralbo. Me estoy adentrando en el mundo de la ornitología y cada observación me parece todo un descubrimiento :)

      Eliminar
  3. Villaralbo es una zona muy buena para ver somormujos, algunas de las fotos de esta entrada están hechas allí. Te animo a adentrarte en el mundo de la ornitología que sorprende y engancha a partes iguales. Gracias por el comentario y seguir el blog. Un saludo.

    ResponderEliminar