lunes, 3 de septiembre de 2012

El mirlo blanco está más blanco.
En una de las primeras entradas, cuando comenzaba la aventura de escribir este blog, hablaba de un mirlo blanco. Mirlo que vivía en un jardín en medio de la ciudad de Zamora. Eso fue hace dieciséis meses. El uno de mayo de 2011 publiqué la entrada acerca de este curioso mirlo que no era albino, sino que era una rareza genética debida a un gen recesivo, que le daba el color blanco. Esta particularidad se llama leucismo.
Mirlo blanco en abril de 2011
Mirlo blanco en abril de 2011. 
Comentaba en dicha entrada que creía que estaba en su territorio y como buen mirlo macho debía de moverse por él y cuidarlo. Si ese era su territorio, no se movería de allí hasta que muriera (los mirlos que sobreviven a su primer año, viven una media de 5 años) y quizás, en otro momento, lo volviera a ver.
Mirlo blanco en abril de 2011.
Allí sigue. En la misma zona. En su territorio. Volando entre la gente que pasa absolutamente de él. Nadie se fija en un pájaro blanco y negro que escarba en el jardín en busca de gusanos y vuela sobre sus cabezas. Está un poco más blanco. Algo normal en aves con leucismo.
Mirlo blanco en agosto de 2012.
Mirlo blanco en agosto de 2012 con una herida en la nuca
que puede haberse producido por un depredador o cualquier otro pájaro
(incluso otro mirlo macho en una pelea).
El leucismo se produce por que, aunque el ave produzca melanina (pigmento de color negro o pardo negruzco) de forma normal, el pigmento no se deposita en las células de las plumas, con lo cual quedan blancas en vez de su coloración. Las aves con leucismo, normalmente, tienen las plumas de su color o blancas, es decir, este mirlo tiene las plumas, negras o blancas. No tiene plumas a medias. Mitad blanca. Mitad negra. 
También puede suceder lo contrario, es decir, cuando se produce un exceso de melanina en el plumaje, volviéndose oscuro (negro o marrón oscuro). Entonces se llama melanismo.
Mirlo blanco en el jardín (agosto 2012).
Espero poder verlo más veces. Que siga volando tranquilamente entre casas, coches y gente. Que siga escarbando en el jardín y demostrando que el dicho: "eres más raro que un mirlo blanco", para él, es algo normal.
(Agradezco enormemente a Fernando García el prestarme sus fotografías para esta entrada).

11 comentarios:

  1. Bonito y curioso bicho, a ver si sigues viéndole.

    ResponderEliminar
  2. ¡Curiosidades de la naturaleza, siempre sorprendente a nuestros ojos!
    A ver si el próximo año le vemos, de nuevo, en tu blog.
    Un saludo desde Pucela.

    ResponderEliminar
  3. Es una preciosidad de Mirlo, nunca ví ninguno, felicidades por la suerte de contemplarlo en vivo y en directo.
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Gracias a todos por los comentarios. La verdad es que es un pájaro muy curioso y a la vez muy bonito y espectacular. Espero poder seguir viéndolo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla de ave y además muy bien explicado el leucismo,cosa que mucha gente confunde con el albinismo.Hace unos años había uno por mi zona(blanquito le llamábamos)pero no era tan blanco como ese,duró unas 5 temporadas..luego desaparecio.
    Muy buen reportaje y fotos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xurde. El leucismo y el albinismo mucha gente los confunde pero cuando sabes en qué se diferencian no lo vuelves a confundir. Espero que siga viendo a este alguna temporada más. Un saludo.

      Eliminar
  6. Cerca de mi casa andaba uno negro, pero con unas plumas de una de las alas marrones ¡curioso !
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices es muy curioso. Intenta hacerle una fotografía y se quieres me la mandas para ver lo que es. Un saludo.

      Eliminar
  7. Yo juraría que hace poco vi un mirlo con manchas blancas en el cuello, la espalda y la cabeza. Mi padre me dijo que debía de ser una hurraca, pero sé distinguir una hurraca de un mirlo. Fue en el campus de la Universidad de Alicante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María. Seguramente fuera un mirlo blanco, un mirlo con leucismo. Si puedes fíjate y contrólalo. Se irá haciendo cada vez más blanco con el tiempo. Un saludo y gracias.

      Eliminar