jueves, 27 de septiembre de 2012

Sanabria arde.
Este pasado sábado, día 22, se ha producido en una zona de Sanabria un incendio de gravísimas consecuencias ecológicas y económicas, además de haber tenido un riesgo muy grande para Puebla de Sanabria, Ungilde y Lobeznos, que estuvieron con "el fuego al cuello" durante muchas horas del día y de la noche hasta que apareció la lluvia y comenzó a apagarlo.
Antes de empezar quiero hacer mi pequeño homenaje a todas esas personas anónimas que, siendo de las brigadas de extinción o simples habitantes de la zona, se jugaron el pellejo por apagar unas llamas que se descontrolaron. Personas que se quemaron las cejas o pestañas apagando llamas en la estación de Puebla de Sanabria y en las casas de alrededor o que lloraban intentado apagar un fuego que se aproximaba a las casas mientras los ciervos les pasaban corriendo envueltos en llamas. A todos ellos gracias por ser héroes anónimos de los que, por desgracia, nunca se habla y que merecen todo mi respeto y admiración.
Estoy muy triste. La zona quemada la conocía bastante bien. Era una zona de un inmenso valor ecológico; con una flora (encinas, robles, castaños, pinos y todo tipo de matorrales) y fauna (lobos, ciervos, corzos, gatos monteses, jabalís, liebres, conejos, ginetas, perdices, más todos los micromamíferos y aves de la zona, así como insectos y reptiles) variada y muy importante.
Incendio por la tarde.
Ese día iba a realizar una ruta por Sanabria. A las 10:30 horas estaba en Puebla de Sanabria y ya se veían las columnas de humo. Comenzamos a andar sobre las 11:15 horas y las tres columnas de humo se veían con toda claridad. Ahí surgió la primera pregunta: ¿Por qué no ha pasado todavía ningún avión? Continuamos andando hasta que a las 12:30 llegamos aproximadamente a los 1.200 m de altitud y el fuego comenzó a preocuparnos. Aquello se estaba desmadrando y todavía no había pasado ni un sólo medio aéreo. Nada.
Parte alta de la humareda.
Hasta el medio día no pasaron los primeros aviones y por la tarde la situación parecía totalmente descontrolada. El viento y la extrema sequedad del terreno actuaron de animadores del fuego al que se le unió un cuarto foco. Al caer la tarde la humareda era tremenda y la situación muy peligrosa. El fuego, debido al cambio de viento, se había acercado muy, pero que muy, peligrosamente, hasta Puebla de Sanabria, Ungilde y Lobeznos.
Parte del fuego bajando hacia Puebla de Sanabria al anochecer.
Todo empezó en Santa Cruz de Abrahanes. Allí prendió una persona sin escrúpulos, sin sentimientos, sin corazón y sin cabeza. Prendió en tres lugares distintos. Sabía lo que hacía. Las previsiones eran de lluvia para el día siguiente, hacia viento, estaba el campo muy seco y aprovechó la oportunidad para quemar buscando la unión de todos esos factores y los tres focos para causar el mayor daño posible. ¿Quién es capaz de hacer eso?
El que lo hace no quiere a su tierra, no la ama y vela muy poco por ella. No soy sanabrés pero llevo toda mi vida yendo allí y quiero a esa tierra como propia. A mí, que no soy sanabrés, se me caían unos enormes lagrimones de impotencia, tristeza y rabia viendo la magnitud del fuego, viendo cómo se quemaba una enorme diversidad natural y paisajística.
La misma zona al día siguiente. Al lado de Puebla de Sanabria.
El domingo medio discutí con una persona en Puebla de Sanabria que mostraba una total indiferencia ante el fuego y me decía que un sanabrés no podía quemar. Qué incrédula. Lo que está claro es que nunca se puede generalizar diciendo "los sanabreses son unos pirómanos". No. Eso es falso. No todos los sanabreses son unos pirómanos pero, "sí hay algún sanabrés que lo es (o descendiente o que viva en otro lugar y vaya de vez en cuando)". Y esa persona le ha hecho un flaco favor a su pueblo y a su comarca. Su acción es un atentado contra la naturaleza. Un atentado social, económico y ecológico que tardará muchos años en subsanarse y el que lo ha provocado, el que ha prendido, es un criminal sobre el que debería de caer todo el peso de la ley, lo que sucede es que es muy difícil encontrar pruebas para incriminarlo. 
Parte de la zona quemada junto a La Atalaya.
Es terrible la ignorancia de muchas de estas personas que queman el bosque. El escritor francés François de la Rochefoucauld, decía que hay tres clases de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse. Estas personas cumplen las tres clases de ignorancia, porque no quieren abrir los ojos, porque nadie les ha enseñado a que los abran o, simplemente, porque son unos delincuentes.
“No saber lo que debiera saberse”. Lo que no saben es que los incendios son perjudiciales, que destruyen la capa fértil de la tierra y que provocan sequía y desertización, además de la destrucción de la flora y la fauna, y el riesgo de las vidas de los que intentan apagarlos.
“Saber mal lo que se sabe”. Creen que quemando se irán lo ciervos a otro lado pero ¿no se dan cuenta que si queman y los animales no encuentran alimento, vendrán más cerca de su pueblo?. Creen que fertiliza el suelo y salen los pastos más frescos al año siguiente, o se cultiva mejor y además se limpia el bosque. Si se quema, el pasto saldrá fresco al año siguiente, pero al cabo de 4 ó 5 años ya no habrá pasto, ni cultivo, el suelo se morirá porque la capa fértil ha sido arrastrada. 
“Saber lo que no debiera saberse”. Es decir, saben todo lo que es perjudicial, pero por desgracia tienen tan inculcado en la mente que lo que hacen está bien que es dificilísimo cambiarles la manera de pensar, por eso es tan importante la educación ambiental, de prevención y concienciación en los niños, porque son ellos los que deben de cambiar la manera de actuar.
El fuego llegó hasta la carretera que
 va a la estación de trenes de Puebla de Sanabria.
¿Cómo la Junta de Castilla y León puede declarar el fuego a las 13:11 horas si desde las 10:30 (aproximadamente) se veían las columnas? Estuvo quemándose unas tres horas hasta que dieron la orden a las cuadrillas y a los medios aéreos de ir a apagarlo. Ha habido riesgo para cuadrillas (alguna de ellas lo ha pasado muy pero que muy mal para salir del fuego) y para pueblos enteros que han estado a punto de quemarse, además de que la zona era de un increíble valor ecológico tanto de flora como de fauna. ¿Quién tiene que dar esa orden de acudir los medios de extinción? ¿Dónde estaba si el monte se quemaba desde las 10:30 de la mañana? ¿Por qué no se dio la orden de apagarlo cuando todo tenía solución?
Sigo triste y apenado por todo lo que ha pasado, por la pérdida y el peligro que ha habido. Creo que se ha infravalorado, así como que sigan haciéndonos creer que el fuego comenzó a las 13:11 horas cuando es absolutamente falso y que "sólo" se han calcinado 2.500 hectáreas cuando son más ya que contabilizan las hectáreas en plano horizontal sin tener en cuenta las cotas, qué pasa, ¿no se han quemado hectáreas en laderas y valles?
¿Y ahora qué? ¿Se reforestará la zona en condiciones? ¿Se invertirá dinero? ¿Nunca más sabremos lo que pasó? ¿Se ha vuelto a oir algo acerca de los 283 incendios que hubo en enero y febrero en nuestra provincia? Además, ¿qué falló a la hora de dar la alarma a los servicios de extinción? ¿Por qué no salieron? Preguntas y más preguntas que se quedarán sin respuesta. Seguramente nunca sabremos nada de todo esto. Pasará el tiempo y se olvidará, sino se ha olvidado ya pero el bosque se quemó, toda su vida desapareció y con él las ilusiones de muchos que amamos la naturaleza.

10 comentarios:

  1. El nudo en el estómago que me producen estas cosas, mucho más si son conocidas o cercanas. En definitiva, sin comentarios posibles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices. Sin comentarios. Es desolador. Gracias por participar.

      Eliminar
  2. Olá
    Quando estivemos em Sierra de la Cullebra, ainda passamos por Montesinho e vimos o icendio muito perto de Rio de Onor.
    Estamos tristes é uma zona que por junto à fronteira também conhecemos bem, já fotografamos lá Corços e Veados, mas também já vimos Raposas, Furões, Corujas Águias só para mensionar os mais apelativos...

    Temos esperança que a Natureza recupere bem.

    Abraços

    Patrícia e Luís.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Luis y Patricia. La zona era preciosa y espero que la naturaleza se recupere bien pero tardará muchos años en ser algo parecido...Un saludo.

      Eliminar
  3. QUE PENAAA!!!!!
    "Sin corazón y sin cabeza " se tenia que quedar el impresentable que le pegó fuego.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero y deseo que sean capaces de pillarlo. Será difícil por que hacen falta pruebas. Lo que deseo es que a esta gente imprudente y temeraria que quema se le vaya dejando de lado en los pueblos, porque muchos saben quienes queman. Un saludo y gracias por tus comentarios.

      Eliminar
  4. Fue un día muy, muy duro: sobre todo a última hora de la tarde el fuego avanzó a una velocidad que yo no había visto nunca. Menos mal la oportuna lluvia.
    Un merecido homenaje a los que se batieron con todas sus fuerzas para intentar controlarlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que estuvistes en el incendio y sabes la velocidad y problema que, todavía más, pudo causar y que la lluvia cayó como si fuera el maná. Si no llueve hubiera durado varios días más y no quiero ni pensar lo que pudiera haber sucedido. Tanto las brigadas como la gente que colaboró, en las dos partes tengo buenos amigos, merecen todo mi respeto y admiración. Un saludo y gracias por particpar con tu comentario. Un saludo.

      Eliminar
  5. Desolador incendio el que pudimos ver ese día.

    Os dejo otra foto para documentar lo que pasó

    http://www.flickr.com/photos/peromatozamora/8099634540/in/photostream

    ResponderEliminar