miércoles, 7 de agosto de 2013

El lobo cazando I.
En un lugar de Zamora de cuyo nombre no quiero acordarme pude observar en compañía de mis amigos Ernesto y Pilar, además de gente de Llobu, uno de los espectáculos más increíbles que se pueden contemplar en la naturaleza de nuestro país.
El sol de la mañana inundaba de luz los valles, laderas y cortados de un paisaje verde, teñido del rojizo de la luz embriagadora del sol a primera hora de la mañana mientras los ciervos deambulaban comiendo tranquilamente y los corzos se dedicaban a cuestiones amatorias. Todo parecía tranquilo pero, de repente, un ciervo apareció corriendo perseguido por un lobo.
El lobo le tiraba dentelladas a la parte trasera y el ciervo se defendía girándose para intentar cornearlo con sus poderosas armas. No era un ciervo pequeño. Era un gran macho que corría para salvar su vida. El lobo no cejaba en su empeño. Carrera hacia un lado. Carrera hacia el otro lado. El lobo tenía un objetivo claro, los cuartos traseros del gran ciervo que se defendía valientemente. Tras varios cientos de metros de carreras, vueltas, giros y tarascadas se pararon frente a frente, a diez metros escasos. Se miraban. Se estaban sopesando. Exhaustos. El lobo con la lengua fuera azuzaba cansado. El ciervo estaba en estado de shock. Estaba reventado. Agotado. No podía más. Se sopesaban. Se medían sus fuerzas como dos púgiles en un combate de boxeo. De repente, el lobo se dio la vuelta, se separó del ciervo unos cientos de metros y se sentó. El ciervo no podía más y ni siquiera se movió de entre las escobas. Al poco tiempo el lobo se tumbó. ¿Estaba descansando? ¿Estaba cogiendo fuerzas para volver a intentarlo?
Foto testimonial pero muy ilustrativa del momento. Se miran. Se sopesan...
Pasados unos minutos el lobo se levantó pero no fue a por el ciervo directamente si no que pasó por debajo de él, lo rodeó por el lado izquierdo sin que el ciervo se percatara de nada y comenzó a bajar hacia él, si nos fijamos en un reloj bajaba en torno a las diez y, el ciervo, en el centro. En ese momento nos dimos cuenta que otro lobo mucho más grande y potente con un porte majestuoso se dirigía también hacia el ciervo desde las dos (siguiendo la simbología del reloj). Estaban emboscando al ciervo que permanecía parado. Agotado.
Estábamos presenciando una técnica de caza del lobo ibérico. Los dos lobos estaban perfectamente coordinados. No se veían entre si pero sabían lo que tenían que hacer. ¿Cómo se comunicaban? ¿Cómo sabía el segundo lobo que tenía que ayudar al primero que estaba esperando la llegada de refuerzos?
Los dos lobos bajaron en diagonal, uno por cada lado del ciervo que continuaba exhausto. Bajaban despacio. Sigilosos. Agazapados. Con movimientos lentos y calculados hasta que se dio la señal de ataque. Los lobos comenzaron a correr a la vez hacia el ciervo que se levantó y comenzó la huída. Era una persecución a vida o muerte. Era la ley de la naturaleza. El cazador y la presa. Los lobos intentando cazar y el ciervo huyendo para salvar su vida.
Los lobos comenzaron su ataque. Comenzaron a bajar ladera abajo corriendo a toda velocidad. El primer lobo le atacaba sin descanso a los cuartos traseros. El ciervo se defendía lanzando impresionantes coces para mantenerlo alejado de su zona de peligro mientras el segundo lobo le cortaba la retirada por un lado. El primer lobo atacaba y perseguía. El segundo lobo le conducía hacia abajo. Si el ciervo quería huir hacia el lado que no estaba el lobo se intercambiaban los papeles, el lobo que atacaba pasaba a cortarle el paso y el otro le atacaba. Era una estrategia coordinada.
El ciervo baja la ladera perseguido por los lobos
(solamente se aprecia uno a la izquierda).
El ciervo se defendía valientemente dando coces cuando le mordían los cuartos traseros. Una de esas coces impactó violentamente en uno de los lobos lanzándolo hacia atrás varios metros con una enorme fuerza. El lobo, aturdido al principio, se levantó y prosiguió la caza. Ese es uno de los peligros de atacar a un ciervo tan grande. Los lobos pueden resultar heridos tanto por una coz como por una cuerna ya que el ciervo se revolvía de vez en cuando para intentar ensartarlos.
El ciervo intentaba escapar pero los lobos lo conducían hacia donde ellos querían. Es muy raro que dos lobos intenten cazar a un gran ciervo macho ya que es un formidable rival pero estábamos seguros que al ciervo le pasaba algo. Algo que nosotros no podíamos notar. Algo que solamente los lobos perciben. Algo que le señala como víctima. Algo que le marca como una posible presa. También es muy probable que cuando comenzamos a verlos, el primer lobo llevara detrás de él varias horas porque el cansancio de los dos era evidente y un lobo tiene una enorme resistencia así es qué seguramente llevara detrás del ciervo parte de la noche.
Lobo bajando (esquina inferior derecha).
El lobo ejerce un control en la población de ciervos y además atacará a los más débiles, heridos o enfermos con lo cual contribuye a la mejora genética de los ciervos. Sobreviven los más fuertes. Es la ley de la naturaleza.
La persecución continuaba. El ciervo iba donde los lobos querían. No le dejaban elegir una opción. Lo llevaban al río. Querían que no tuviera escapatoria que no pudiera esconderse en un pinar o entre escobas altas en las que se pudiera defender. La persecución duró cerca de cincuenta minutos de imágenes impactantes. Era una lucha a muerte. Una lucha entre dos rivales formidables. La potencia, astucia y estrategia de los lobos y la tenacidad del ciervo de luchar por su vida. La impresionante carrera de dos lobos coordinados y fuertes que desplegaban un alarde de fuerza física y astucia por un lado y la lucha del ciervo por su vida que, aún exhausto, corría con potentes zancadas y lanzaba terribles coces.
Pasaron un roquedo y llegaron al río. Ahí desaparecieron entre la maleza y los árboles del bosque de ribera. No salieron por ningún lado. 
Agradezco enormemente a mis amigos Ernesto y Fernando prestarme sus
fotografías para ilustrar esta entrada. Las fotografías, dada la distancia,
son testimoniales pero dan fe de un momento único.
Pasada hora y cuarto de la persecución apareció uno de los lobos. Salía del río. Subió por un camino ya que al lobo le gusta ahorrar la mayor cantidad posible de energía y, si puede andar por caminos o cortafuegos, lo hará, ya que es menos cansado que hacerlo entre escobas o brezos y, la energía, en la vida de un lobo, es básica. Subió por el camino. Atravesó un bosquete y desapareció. ¿Habrían conseguido capturar al ciervo? Continuará... 

12 comentarios:

  1. José ya estas publicando la siguiente entrada, no nos puedes dejar con la intriga.
    Nos ha encantado el relato de tan formidable encuentro y las fotografías dan fé de ello.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose e Iker. La experiencia vivida fue increíble y espero que os guste también la segunda parte. Un saludo y gracias.

      Eliminar
  2. Qué emoción me has hecho sentir. Qué apasionante relato. Te felicito por la experiencia y por la manera de contarlo. Félix Rodríguez de la Fuente decía que no valía solo con las imágenes, que además, había que contar una historia. Espero con ansia la segunda parte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces hay que contar lo vivido y ponerle el mismo entusiasmo que cuando lo estás viendo aunque haya detalles que se escapan al narrarlo. Muchas gracias por seguir el blog y el comentario. La segunda parte llegará pronto. Un saludo.

      Eliminar
  3. Que momento mas apasionante,seguro que lo disfrutaste como nadie jeje
    Enhorabuena por las fotos,salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las experiencia de ver la estrategia de caza de un lobo es algo impactante. Esta es una de las veces que lo he visto en acción y espero que pueda haber alguna más. Muchas gracias por el comentario. Un saludo.

      Eliminar
  4. José, increible relato. Esto fuera con conexión móvil y estoy gastando el cupo de datos en entrar a mirar si has actualizado el blog jejejeje.

    Dices que el lobo tardó 1h 15' en volver... venga me mojo, el ciervo aquel día estaba de suerte (aunque probablemente tarde o temprano acabarán con él, pobrecillo pero es la ley de la selva).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Unai. Espero que la segunda parte no te decepcione y te guste tanto como la primera. Un saludo y muchas gracias.

      Eliminar
  5. Hola Jose... Soy Roberto.

    Puedo atestiguar que lo aquí descrito es totalmente cierto y a la vez tan apasionado y emocionante como Jose lo cuenta. Para Carol y para mí a sido una de las experiencias más fuertes que hemos tenido con la naturaleza... Por no decir la que más. Además queremos agradeceros publicamente la buena acojida y el buen rolllo reinante.

    Saludos!!!!!

    Pd. Cada vez que lo recuerdo se me ponen los pelos de punta...INCREIBLE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roberto. Vosotros fuisteis testigos de algo tan increíble que quedará guardado en nuestras retinas para siempre. Un saludo y bienvenidos al apasionante mundo del lobo. Gracias.

      Eliminar
  6. Enhorabuena por esa vivencia tan espectacular y narrarnosla de una forma impecable. Gran trabajo de campo el que hay detrás de cada entrada que nos regalas de esta maravilla de la fauna Ibérica. Un saludo y a seguir así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El campo te depara sorpresas. Días en los que no ves casi nada y días increíbles como este. Hay que estar muchas horas observando y tener paciencia. Gracias por el comentario y un saludo.

      Eliminar