lunes, 28 de abril de 2014

El día de la garza imperial.
El sol ilumina la laguna y lentamente sus habitantes van despertando; azulones, somormujos, fochas, zampullines, gallinetas o rascones van desperezándose poco a poco según los rayos del sol van calentando los carrizos en los que se encuentra nuestra protagonista, la garza imperial.
Garza imperial se mantiene estática, quieta, mimética con el entorno, encaramada en los carrizos, esperando su oportunidad, esperando poder capturar alguna presa. Muy cerca de allí su compañera permanece echada, absolutamente inmóvil, su camuflaje es perfecto, su quietud necesaria, está incubando, calienta y protege su futura pollada. Está echada, paralela al agua, con el cuello recogido dando el mayor calor posible a sus futuros polluelos.
Mientras tanto, su compañera, no consigue ninguna presa, hoy no es su día y decide probar en otro lugar. Se levanta y muestra su precioso plumaje en ocres, marrones, grises, negros y blancos; sus patas y dedos largos que le permiten moverse con soltura entre los carrizos y la vegetación de la orilla se muestran al viento con una enorme elegancia.
Sobrevuela la laguna, busca un lugar mejor para capturar una presa, peces y ranas no le han dado ninguna oportunidad; en el agua, sus vecinos de laguna comienzan sus quehaceres cotidianos; las fochas están alteradas, pelean ferozmente por defender un territorio o a su pareja; los somormujos inician su peculiar danza de amor en la que despliegan sus mejores galas y los zampullines se sumergen en un constante frenesí mientras los rascones patrullan por la orilla o un martín pescador espera su oportunidad en un carrizo.
El azul metálico del martín pescador destaca en los carrizos.
Los somormujos están afanados en sus danzas amorosas.
Pareja de rascones buscando por la orilla.
La garza imperial sobrevuela inquieta la laguna, hoy no es buen día para cazar aquí, habrá que probar en otro lugar.
Baja hasta una pradera en la que quizás encuentre algo de comer. Paciencia. Esa es la norma. Paciencia. Ese es el método. Se mueve con movimientos lentos, exasperadamente lentos, avanza una pata, la otra, ¡a visto algo! estira el cuello, se tensa, se inclina hacia abajo, muy despacio, muy lenta pero, de repente, estira su cuello como un resorte de alta velocidad que termina en su fuerte y delgado pico que captura algo. ¿Qué ha cogido?
Levanta el cuello. Un topillo ha caído en la emboscada. Lo mueve y lo coloca para tragárselo rápidamente. Lo lanza al aire para colocarlo de cabeza y con un movimiento ágil y preciso se lo traga. Hoy no había ranas ni peces en el menú.
La mañana avanza y la garza imperial vuelve al nido. Es la hora del relevo. Su compañera debe de ir a comer. Se acerca cauta y sigilosa. Se reconocen. Se dan el relevo. Es la hora de que cambien los papeles. La garza echada se levanta y se va mientras que la recién llegada se acomoda en el nido, exactamente igual que su compañera. Hay mucho trabajo ya que dentro de unas cuatro semanas nacerán sus preciosos pollos. Hay que darles calor. No se pueden perder.
Pasada una hora la garza regresa pero no al nido, al carrizal donde pasará gran parte del día aunque de vez en cuando relevará a su compañera. Incubar la puesta es cosa de las dos. Es necesario el trabajo en equipo. El fin es lo principal. Entre un periodo de incubación en el nido y otro, permanecerá oculta, encogida, adormilada entre los carrizos, de vez en cuando estirará su cuello simulando ser una parte más del entorno.
Observa la vida a su alrededor. Un aguilucho lagunero sobrevuela la laguna, señal de peligro para una pollada de azulones que nada desesperadamente hasta el cobijo de la orilla. Mientras las fochas continúan sus batallas particulares la garza imperial pasa el tiempo en su carrizal hasta el anochecer cuando se activará nuevamente, se moverá entre hierbas y carrizos cuidadosamente.
En las próximas semanas su vida cambiará radicalmente, sus pequeños nacerán y comenzará un constante ir y venir en busca de alimento para ellos pero eso, espero poder contároslo cuando suceda.  

13 comentarios:

  1. Qué casualidad que nosotros también henos sacado una entrada con esta ave de protagonista: ¡El "Ferrari" de las garzas!

    Saludos desde León

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una enorme casualidad y un ave espectacular. Gracias por seguir el blog. Un saludo.

      Eliminar
  2. Precioso blog que acabo de descubrir, y además de una tierra, Zamora, a la que le guardo especial cariño. Enhorabuena! Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Juanda por pasarte por aquí. Espero te guste lo que encuentres. Un saludo.

      Eliminar
  3. Una entrada fantástica amigo...con una protagonista de lujo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xurde.Espero que esta sea la primera de alguna más sobre estas garzas imperiales (ojalá todo les vaya bien y os lo pueda contar). Un saludo y gracias.

      Eliminar
  4. Buen reportaje de un día bien aprovechado,con una especie esquiva y adornado con un texo muy ilustrativo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me hizo pasar una agradable jornada esta ave tan hermosa, tímida y huidiza. Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar
  5. 'Ojolince y Sra.' hemos compartido contigo y con los habitantes de la laguna la vivencia de este día que francamente nos ha resultado ilustrativa y apasionante.
    Nos dejas ansiosos, a la espera de la segunda parte, en la que las grandes y bellas protagonistas, es seguro que gozarán del éxito reproductivo tras sus esfuerzos y afanes.
    Un saludo de 'Ojolince y Sra.'

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "Ojolince y Sra". La segunda parte espero sea todo lo apasionante que la espero. Un saludo y gracias.

      Eliminar
  6. Otra estupenda entrada como de costumbre y unas fotos demucha calidad. La especie bien lo merece.Ojalá que saquen adelante a la prole sin problemas.Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos. Muchas gracias. Creo que la entrada quedó bien ilustrada con las fotografías (tuve bastante de suerte). Un saludo.

      Eliminar
  7. Muy buen reportaje sobre la garza real, sobre todo instructivo para quienes sabemos poco de esta especie. Enhorabuena.
    http://misojosasiloven.blogspot.com.es/

    Un saludo.

    ResponderEliminar