jueves, 17 de abril de 2014

La ribera de los galápagos.
Las riberas de Sayago están espectaculares en estos días. El inicio de la primavera y la gran cantidad de agua han provocado una explosión de color y vida en las riberas sayaguesas y es, en una de esas riberas, donde comienza nuestro recorrido.
El sonido de las ranas era la música de fondo que tuvimos en todo nuestro paseo. Un croar constante que no cejó en ningún momento acompañándonos a mi amigo Ernesto y a mi que teníamos un objetivo principal, ver los galápagos que había en el entorno del pequeño riachuelo.
El galápago europeo comienza su actividad en primavera, siendo abril y mayo una época muy buena para verlos y allí estábamos, recorriendo la preciosa ribera que nos recibió con el encuentro casual con una garduña que huía escurridiza entre las encinas nada más percibirnos.
Pronto vimos el primer galápago y luego otro y otro, así hasta la muy buena cifra de cuarenta y uno. Galápagos esquivos y escurridizos que nos obligaban a descubrirlos de lejos y acercarnos con enorme sigilo y escondiéndonos para poder fotografiarlos ya que al menor ruido se lanzaban rápidamente al agua, a la protección del río.
El galápago europeo es de crecimiento muy lento, alcanzando la madurez sexual muy tarde, así, los machos son fértiles a los doce o trece años mientras las hembras todavía más tarde, casi a los veinte años lo cual provoca que las hembras sean, normalmente, más grandes.
Tuvimos la inmensa suerte de presenciar una cópula que comenzó con un movimiento extraño en el agua, seguido de un galápago que intentaba subir a una roca pero llevaba otro agarrado, como una lapa, a su caparazón. Se aferraba con las uñas a los bordes del caparazón de la hembra que se sumergía y salía del agua como si se estuviese ahogando, se giraban, asomaban, la hembra se agarraba a la roca y el macho no la soltaba ni un segundo; así estuvieron unos minutos hasta que se sumergieron y no volvieron a aparecer.
Tiempo después la hembra saldrá del agua, hará un agujero y pondrá alrededor de dieciocho huevos que eclosionarán en dos meses. Este proceso de puesta y el nacimiento de los pequeños galápagos es un periodo crítico en la vida de las hembras y de las crías que pueden llegar a ser predadas en más de un noventa por ciento, cifras enormes que suponen una gran perdida de ejemplares.
El galápago europeo está catalogado como "vulnerable" siendo "...el sur-oeste de Zamora y alguna zona del norte, oeste de Salamanca y el sur de Ávila donde se presentan las mejores poblaciones...El mayor número de ejemplares observados se presentan en el cuadrante suroeste de Zamora y en el cuadrante noroeste de Salamanca. Cabe destacar también un núcleo importante en al norte de Zamora y toda la franja oeste y sur de Salamanca" (Extraído del magnífico trabajo: "Distribución y estado de conservación de los galápagos autóctonos, Emys orbicularis y Mauremys leprosa en Castilla y León". De Gonzalo Alarcos, Fabio Flechoso, Miguel Lizana, Jaime Madrigal y Francisco Álvarez).
Los galápagos estaban sobre las rocas, termorregulándose al agradable sol de la mañana y en cuanto nos detectaban se lanzaban al agua para esconderse; así sucedió con uno de ellos que se lanzó y comenzó a bucear.
Se movía elegantemente, ágilmente se desplazaba bajo el agua en busca de un cobijo, de un lugar en el que ocultarse. Sus patas se movían con fuerza como remos submarinos que le llevaban hacia la protección de las plantas que flotaban en la superficie.
Las poblaciones de galápagos van disminuyendo poco a poco. Los científicos exponen diversas razones de esta decadencia. Entre ellas destacan la destrucción de su hábitat, la introducción de especies exóticas y la fragmentación de sus poblaciones.
Con respecto a la introducción de especies exóticas hay que tener sentido común y saber que está prohibido soltar tortugas alóctonas, es decir, de fuera de la península Ibérica, como son las tortugas de Florida, tanto de orejas amarillas como de orejas rojas, que se han convertido en un verdadero problema en determinadas zonas de nuestro país por las sueltas de estos animales por parte de personas que se han cansado de ellas y las han llevado a un río, charca o lago.
Estas tortugas de Florida son especies invasoras y muy dañinas ya que se adaptan rápidamente y desplazan a los galápagos autóctonos, el europeo y el leproso, al compartir alimento, territorio y zonas de cría. 
Cuando estás a gusto y disfrutas, el tiempo pasa volando, la mañana se terminaba; teníamos que volver, había sido una gran mañana en un entorno precioso en el que habíamos estado en el territorio de los galápagos europeos, en una de las pocas zonas que van quedando con una excelente población de estos hermosos animales.

6 comentarios:

  1. Me ha sorpendido la existencia del galápago den Sayago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de sus mejores zonas de la provincia. Un saludo.

      Eliminar
  2. Que guapas fotos y que suerte disfrutar de estos galápagos.Aquí sin embargo ríos como el Nalón están colonizados por tortugas de orejas rojas y últimamente he podido ver hasta dos ejemplares de tortugas de vientre rojo en una zona de cría de zampullín común...una pena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esta zona voy con frecuencia y es una gozada, por suerte todavía y espero que nunca ocurra, las tortugas alóctonas no han llegado aquí. Gracias por el comentario y un saludo.

      Eliminar
  3. ¿podríais decirme si en El Bierzo (embalse de Bárcena) hay galápagos? Muchas gracias, un saludo

    ResponderEliminar
  4. También me han dicho que en el embalse de San Vicente en la Cepeda (León), hay galápagos

    ResponderEliminar