martes, 3 de mayo de 2011

Días de animales extraños.
Estos días me encuentro con mis alumnos, los de mi amigo Ernesto y unos estupendos compañeros de Tenerife en el CEAm de Villardeciervos (Zamora) En nuestros paseos y rutas por el campo nos estamos encontrando con animales poco conocidos o difíciles de ver. Entre ellos me gustaría destacar dos: la víbora hocicuda y la araña lobo, que nos hemos encontrado en el día de hoy.
La víbora hocicuda la enconramos en mitad de un camino, atravesando de un lado a otro. Cuando nos vió y la rodeamos, se sintió presionada y adoptó una posición defensiva. Incluso, al tirarme en el suelo para fotografiarla y acercarle el objetivo de la cámara, intentó atacarlo. Rápidamente nos dimos cuenta de que era una víbora, la verticalidad de su pupila no dejaba duada alguna y por su hocico levantado, al observarla a ras de suelo, nos confirmó que se trataba de este peculiar animal, la víbora hocicuda. Seguramente le estropeamos el plan de caza, pues estos animales cazan al acecho, clavando sus colmillos en la presa, que paraliza y mata en pocos segundos a sus presas, compuestas principalemente por pequeños roedores e incluso algún reptil (lagartijas, etc). Al hombre puede causarle serios problemas por las reacciones a su veneno, como puede ser la inflamación del miembro mordido.
 Por la tarde, mientras paseábamos, vimos en la tierra, al lado de la carretera un extraño agujero, demasiado grande para ser un hormiguero, demasiado pequeño para ser una hura. En estas, mientras lo contemplábamos, asomaron unas patas, y luego el cuerpo entero de una araña de gran tamaño y aspecto amenazador. Dudábamos si fuera una araña lobo, cosa que luego comprobamos con una guía, cerciorando nuestras sospechas. Dicha araña, nos demostró su fuerza y fiereza cuando le acercábamos una pequeña rama y la atacaba cerrando sus pedipalpos, mientras nos miraba entre asustada y cabreada. Después de las correspondientes fotos, la dejamos en paz volver a su agujero, desde el que, agazapada, espera que alguna de sus presas, en general pequeños insectos, pasen cerca del agujero y entonces se abalance sobre ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario